Prueba

SYM Joymax Sport 300i ABS Start&Stop¡VESTIDO DE CORTO!


Vota

0 0

El SYM Joymax 300i se 'pone' cómodo con una estética más deportiva y añade, antes que nadie en la categoría, el eficiente sistema de paro de motor.

No tiene suerte SYM últimamente con las presentaciones de nuevos modelos y ya van tres consecutivas en las que la lluvia impide tener una primera toma de contacto en condiciones con sus nuevos scooters. Sin embargo, a los representantes de la firma taiwanesa en nuestro país, Motos Bordoy, la fortuna le sonríe por otro lado, y es que en los últimos años el reconocimiento de sus productos es cada vez mayor y su excelente escalada comercial la han afianzado como una de las seis marcas más vendidas en nuestro país. 

La tercera cita pasada por agua de la temporada -tras las del Symphony ST 125 y el nuevo Joymax 125- esta ocasión tuvo lugar en la provincia de Segovia, el pasado 3 de noviembre, y tenía como objetivo darnos a conocer la tercera versión del SYM Joymax 300i, que se convierte en la tope de gama pues equipa los sistemas ABS y Start&Stop además de acabados más deportivos. Su precio arranca con una oferta de lanzamiento de 4.799 euros, siendo su PVP oficial de 5.529 euros, es decir, 300 euros más que la versión 300i ABS y 700 euros más que el 300i. 

Es una propuesta idéntica a la de su hermano pequeño presentado hace pocos días, el Joymax Sport 125i ABS Start&Stop, a diferencia de que, si bien el de octavo de litro presentaba una importante actualización mecánica, en el caso del 300i no hay modificación alguna en el motor, parte ciclo y equipamiento respecto a la versión anterior lanzada en 2012. Sus novedades pasan por incorporar las citados sistemas de ayuda a la conducción y a la contención de consumos y emisiones -había ya dos versiones, pero una no equipaba ABS sino frenada combinada, y la otra sí disponía de antibloqueo pero no de Start&Stop- y por la incorporación de una serie de elementos estéticos que le donan una imagen más sport: la cúpula frontal y la parrilla trasera han sido recortadas, se suprimen los respaldos en el asiento del piloto y pasajero, las llantas están ahora decoradas con ribete rojo a juego con las costuras y el bordado del asiento, y exhibe nuevas piezas con terminación lacada como el embellecedor frontal y en los flancos de carrocería. 

El resultado es el de un vehículo que mantiene intactas sus cualidades dinámicas, con un motor de 29 CV adaptado a un uso tanto dentro como fuera de la ciudad, con unas excelsas funcionalidades fruto de uno de los equipamientos más completos de la categoría (calefacción, iluminación LED, faros antiniebla, hueco con capacidad para dos cascos integrales, etc.), con el confort de un vehículo GT de buen tamaño y excelente protección, y, finalmente, con la fiabilidad de un fabricante que se atreve a ofrecer hasta 5 años de garantía. La gran novedad es, como decíamos, que estamos ante un vehículo que ahora toma mayor conciencia energética con un sistema Start&Stop desarrollado en exclusiva por SYM y que ningún otro modelo del segmento de maxiscooters equipa, y que es capaz de reducir los consumos hasta un 7,6% de media y las emisiones de CO2 en un 1,6% de media, tal y como declara la marca. A falta de comprobarlo con un test a fondo del modelo, uno de los responsables de la marca nos comentó que ahora el depósito de combustible de 12 litros es capaz de alargar su autonomía hasta los 250 kilómetros. 

Con las nubes segovianas amenazando continuamente nuestra jornada de ruta y el asfalto empapado y cubierto de peligrosa hojarasca, lo cierto es que la presentación del nuevo Joymax no dio para mucho más que escuchar las explicaciones técnicas de la gente de SYM, subirnos al modelo y recorrer escasos kilómetros hasta llegar al famoso acueducto de la ciudad castellanoleonesa, en donde pudimos hacer unas cuantas fotografías que ilustran este reportaje y, posteriormente, degustar el legendario cochinillo al horno del restaurante más conocido de Segovia, el Cándido. 

Pero antes del festín pudimos comprobar brevemente las novedades de este exitoso scooter, como el funcionamiento del sistema electrónico Start&Stop, que puede conectarse o desconectarse mediante un pulsador ubicado en la piña izquierda del manillar. El sistema, controlado mediante la unidad ECU, requiere que la temperatura del motor alcance por lo menos la zona media del reloj (al menos 70 grados) y la carga de la batería debe estar al máximo. A partir de ahí y una vez que se haya circulado al menos a 10 km/h, se enciende una lucecita que es el símbolo del Start&Stop y cada vez que soltemos durante 5 segundos aprox. el puño del acelerador el motor se detendrá automáticamente, y si volvemos a dar gas inmediatamente el propulsor cobra vida y nos permite reanudar la marcha. 

En un sistema, como decíamos, desarrollado en exclusiva por la firma asiática y, a diferencia de otros sistemas ya existentes en el mercado, el de SYM funciona al estilo del de los automóviles, es decir, el sistema trabaja sobre el motor de arranque (en el del Honda PCX, por ejemplo, trabaja sobre el alternador cambiando el voltaje). Se trata obviamente de un sistema adaptado al uso urbano, hábitat en el que los conductores realizan continuamente paradas -semáforos, atascos, etc.-, y su intención no es otra que buscar la eficiencia energética: según estudios de la propia marca, la notoria reducción de consumos llega al 11,1% circulando a 50 Km/h, mientras la contención de emisiones es del 6% en el mismo caso. El total de partículas contaminantes disminuye en casi 1 g./Km. 

En la práctica y pese a la breve toma de contacto, percibimos un funcionamiento correcto al estilo del de los coches, la aceleración tras la parada automática no es que sea inmediata pues el motor está parado y tarda unas décimas en arrancar, pero cuando giras el acelerador la “vuelta a la vida” del propulsor es, a fin de cuentas, bastante rápida y eficaz. Por términos de seguridad, si aceleras gas a fondo (2/3 del puño más o menos) el sistema de arranque no funciona. 

ACABADOS SPORT

Lo cortés no quita lo valiente, como diría algún amante de los refrenes populares. Y es que el nuevo Joymax 300i, además de una personalidad más cortés y cívica proveniente de una electrónica que suelta menos partículas contaminantes y consume menos combustible, es además un vehículo que en esta versión muestra una cara más deportiva. Los diseñadores le han provisto de una serie de variaciones cosméticas que tienen por objetivo encandilar a aquellos usuarios de gustos sport. Encontramos así un ribete rojo que recorre por fuera todo el diámetro de ambas llantas, un detalle superfluo pero apreciado por muchos usuarios a los que les gusta la apariencia más tuning; se combina acertadamente con las costuras que ahora recorren el doble asiento -también con nuevo bordado- en donde desaparecen los habituales respaldos para conductor y pasajero que ofrecen las otras versiones del Joymax. Ahora, el sillín, que sigue siendo amplio, cómodo y de buen mullido, pretende donar una imagen más deportiva, aunque sea en detrimento de restar ese descanso lumbar que tantas veces agradecen los usuarios. 

La aerodinámica también reduce su índice de protección debido a la nueva pantalla frontal: en esa búsqueda de la deportividad estética, esta versión del megascooter taiwanés recurre a una cúpula recortada, mucho más agresiva y atractiva porque además está ennegrecida pero menos eficaz a la hora de enfrentarse a trayectos de media o larga distancia, donde las altas velocidades harán que el impacto del viento disminuya nuestra comodidad a bordo. En esa línea, también ha sido recortada la parrilla trasera para que el conjunto parezca más compacto y ágil. Otros elementos se unen a estas novedades estéticas como las piezas de acabado lacado que encontramos tanto en los flancos de la carrocería como del embellecedor frontal. De todas formas, si hay quien desee equipar al nuevo Joymax Sport S&S con alguno de los elementos de la versión estándar (cúpula alta, asiento con respaldos...) la marcas los ofrece en el catálogo de accesorios opcionales del modelo. 

Los planes de la fábrica taiwanesa no han pasado por actualizar internamente su maxiscooter de 300, así que no hay catársis mecánica como pasa en el Joymax 125 Sport. El propulsor sigue siento el de la anterior versión, un monocilíndrico cuya principal cualidad es que ofrece una curva de par muy lineal y progresiva, de ahí que, aunque esté carente de patada y no brille por sus aceleraciones fulgurantes en ninguna zona del cuentavueltas, la entrega de potencia se realiza de una forma paulatina y incesable. En la zona alta sus velocidades máximas no tocan el techo de la categoría, llegando a 130 km/h aproximadamente, pero lo cierto es que estamos ante una mecánica eficaz y muy aprovechable en la que la fábrica de Taiwán ha trabajado mucho tiempo para generar unas prestaciones que pudieran dar buen juego en todos los ámbitos a los que se enfrente su usuario, tanto si el uso es más en carretera, en ciudad, o ambos por igual. 

Como es habitual en toda la gama, el motor dispone de tratamiento cerámico del cilindro para que la temperatura de funcionamiento sea más estable y la longevidad mecánica mayor, pues la tolerancia entre cilindro y pistón es menor; también se optado por un anodizado especial de los pistones para un mejor aislamiento térmico y acústico, y se ha trabajado mucho en el timing de la programación de la distribución, ajustando bien el tiempo de apertura de válvulas (High Overlap Camshaft), logrando según los ingenieros una mejora del 7% de la capacidad energética de cada explosión, así como otra serie de técnicas de fabricación -como las técnicas de simulación aplicadas al llenado del cilindro, el sistema de baja presión en el sistema de engrase, o el estudio de la composición del aire de admisión y de los gases de la mezcla- que pretenden optimizar la eficiencia y el rendimiento del propulsor. 

Idem para la parte ciclo, que sigue siendo de nota. El chasis de doble cuna de tubos entrelazados genera una gran rigidez, sobre todo en la parte alta de la espina, para que el típico efecto de flotación de la dirección del que adolecen los scooters quede mitigado, y la conducción sea más precisa y estable. Este bastidor 'Double Bone' que vertebran a todos los Joymax, se asocia en este caso nuevamente a una horquilla telescópica y un doble amortiguador trasero con 5 posiciones de ajuste. El conjunto se distingue por su tarado suave y confortable, muy capaz para enfrentarse a las típicas hostilidades del pavimento urbano; es un scooter de pura cepa y por tanto prima la comodidad de los ocupantes en detrimento de cierto aplomo de las suspensiones, que no obstante muestras una correcta eficacia para hacerlas rodas por alguna carretera de curvas. Con 2,16 metros de longitud, este megascooter de tamaño grande ofrece sin embargo una notable manejabilidad, sin mostrarse en ningún momento perezoso en los cambios de dirección. 

Los frenos vuelven a constatar las sensaciones de la anterior versión: el disco delantero de 260 mm mordido por pinza de dos pistones resuelve la frenada con mucha solvencia, potencia y correcta dosificación. Lo escuda en la parte trasera un disco de 240 mm más que suficiente. Tampoco hay novedades en cuento al sistema ABS, de serie en esta versión, fabricado por la prestigiosa Bosch y siempre una garantía de funcionamiento sin un excesivo intrusismo.

EQUIPAMIENTO, MARCA DE LA CASA

El equipamiento vuelve a ser uno de los “ases en la manga” de este modelo, nutrido con toda clase de soluciones para el día a día. En anteriores versiones -podéis leer las pruebas completas en el siguiente enlace- ya habíamos comprobado su excelente capacidad de carga bajo el asiento, suficiente para guardar en su interior diáfano hasta dos cascos integrales y algún objeto más, y al que se suma una pequeña guantera al alcance de la mano derecha para esos pequeños objetos personales o para recargar el móvil en su toma de 12V. 

Un completísimo cuadro de instrumentos que ofrece toda clase de información mediante relojes analógicos y pantalla digital es otra de sus cartas, junto a la clásica calefacción en el túnel central que muy pocos scooters ofrecen y que ya es un sello característico de la saga Joymax, muy de agradecer en los meses invernales, o el botón de apertura electrónica del asiento ubicado en la piña izquierda del manillar, el cómodo acceso al tapón de la gasolina en el túnel central para repostar sin necesidad de bajarse del vehículo, el interruptor antirrobo bajo el asiento, las luces LED Daylight a modo de luz de posición que se mantienen fijas (cumpliendo ya las normativas europeas), la iluminación trasera mediante matriz de diodos LED, el blindaje con bomín de la cerradura o las estriberas traseras retráctiles “one touch”. Como hemos dicho en otras ocasiones de este modelo, que incorpora la lista completa de equipamiento en la categoría.

Como novedad en esta versión 300i Sport S&S, SYM ha añadido faros cuneteros o antiniebla así como el botón de warning para la iluminación de emergencia, que en ambos casos se encienden a través de unos nuevos pulsadores situados en el centro del retroescudo. 

CONCLUSIÓN

Uno de los modelos portaestandarte de SYM como es el Joymax vuelve a la carga con la única tecnología de detención automática del motor en su categoría que, más allá de los valores anticontaminantes que pueda representar, supone un pequeño alivio para los bolsillos, pues un 6% de reducción de consumos de media es una cifra a tener en cuenta y que hará que nuestra visita a la gasolinera sea con menos frecuencia. Además, para los amantes de las estéticas más sport, esta versión añade ciertos elementos que forman una imagen más atractica -o menos elegantona- de un mega que sigue ofreciendo, eso sí, uno de los equipamientos más completos de la categoría. Su motor podrá hacer frente a esos trayectos diarios que unen la ciudad con el extrarradio, o bien desenvolverse sólo por terreno urbano. En autopista, su velocidad máxima no será un problema, aunque tampoco esperamos adelantamiento de infarto. En definitiva, un Joymax 'vestido de corto' para saltar al terreno urbano con su mejor juego...

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES SYM JOYMAX SPORT 300i ABS Start&Stop

-Precio: 4.799 euros (oferta lanzamiento)

-Colores: blanco, negro mate y azul claro mate (exclusivo de la versión Sport).

-Sistema electrónico Start&Stop, único en la categoría.

-11,1% de reducción del consumo.

-6% de reducción de CO2.

-Conjunto de frenos ABS Bosch 9M.

-Completo equipamiento: calefacción, iluminación LED, faros antiniebla, hueco con capacidad para dos cascos integrales, etc.

-Chasis de doble cuna con tubos de acero

-Motor de 278 cc con potencia de 30 CV a 8.000 rpm

-Novedades estéticas: cúpula frontal y parrilla trasera recortadas, supresión del respaldo del pasajero, llantas decoradas con ribete rojo, costuras y bordado del asiento en rojo, y nuevas piezas con terminación lacada como el embellecedor frontal y en los flancos de carrocería.

-Garantía del vehículo de cinco años.

EQUIPAMIENTO PROBADOR

La lluvia hizo acto de presencia durante la jornada de presentación, así que el probador echó mano de su traje de agua de la firma italiana Garibaldi para viajar sin problemas de mojaduras indesadas. Además, para este test, iba equipado con un casco HJC RPHA 10 PLUS, así como unos guantes y botas del fabricante AXO.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"