SYM Orbit 125: Pura SYMplicidad 2008

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

El mercado de los scooters económicos de 125 c.c. sigue creciendo con la llegada de los más nuevo de SYM. EL Orbit 125 es práctico gracias al suelo plano, la parrilla portabultos y el cofre bajo el asiento, y también resulta cómodo porque sus dimensiones son adecuadas para dos ocupantes. Es urbanita sin complicaciones, de estética y precio muy atractivos.

SYM Orbit 125: Pura SYMplicidad

En este mundo hay de todo. Hay personas que viven solas en viviendas de 200 metros cuadrados y familias de seis integrantes que comparten el equivalente inmobiliario a una caja de zapatos. Del mismo modo hay personas que pueden moverse por la ciudad con un Burgman 650 o con un Sym Orbit 125. En ambos ejemplos, las diferencias pueden venir marcadas por el poder adquisitivo, la lógica vital, las necesidades o el sentido práctico de cada uno. A un Burgman 650 llega quien busca confort, potencia, estabilidad y calidad GT. Hay quien lo comprará porque quiere viajar cómodo con su pareja, aunque tenga que pagarlo a plazos; pero también habrá quien lo haga porque se siente más seguro con un bicho grande, porque le sobran los euros y quiere que se note o porque se niega a ser menos que "ese compañero del moto club que presume de superscooter".

En el caso del Orbit, cualquiera que elija este modelo lo hará porque quiere lo básico sobre dos ruedas, con las prestaciones de un 125 c.c., una calidad razonable y un precio atractivo. Y da igual que lo elija porque tiene un presupuesto ajustado, porque es un "millonetis" más agarrado que el tío Gilito o porque se acaba de sacar el carnet y quiere aprender con "algo barato, porque no controlo y si me la tengo que pegar, prefiero gastar lo mínimo".

Para cada día

SYM Orbit 125: Pura SYMplicidad

Sea cual sea tu motivación inicial, está claro que, si estás leyendo estas líneas, es porque buscas un medio de transporte ligero, económico, práctico y sin complicaciones para moverte a diario. ¿Lo quieres para ir al trabajo o a la universidad? Pues nada, pones el maletín, bolso o mochila sobre la plataforma plana del Orbit... ¡y a trotar! ¿Lo tuyo es la mensajería? Perfecto. Tienes libre el espacio entre los pies para los paquetes y en la parrilla portabultos puedes montar un baúl para los sobres. Naturalmente, bajo el asiento va el bocata de las 11.

¿Eres un/a ejecutivo/a o representante comercial y quieres llevar algo con cierto gancho visual? Pues ya ves que el Orbit tiene un diseño coquetón y atractivo.

Sin duda, el nuevo 125 de Sym conquistará a más de uno con su aspecto. El pequeño parabrisas oscuro resulta muy decorativo y también aparta bien el viento del cuerpo a velocidades de carretera. Son bonitos esos intermitentes circulares que cuelgan del manillar, igual que las molduras en negro que se combinan con el color de la carrocería (el Orbit está disponible en gris y en blanco).

Sin florituras

SYM Orbit 125: Tablier

El Orbit tiene un atractivo precio de 1.399 euros que, naturalmente, no sale de la nada. El principal factor de ahorro es el uso de una alimentación por carburador y un tambor para la frenada posterior, aunque cada vez sea más habitual encontrar disco en los dos ejes. No importa, porque el conjunto disco/tambor del Sym tiene potencia de sobras para detener el scooter en cualquier situación. En cuanto a la ausencia de inyección, con unos consumos medios de cuatro litros a los 100 km/h, la verdad es que no se acusa en absoluto.

El motor es un 4T de respuestas suaves y con una aceleración correcta, aunque poco viva. No saldrás como una bala desde parado, pero puedes alcanzar velocidades de carretera (80 km/h) sin problemas. Cuando el velocímetro alcanza la marca de los 90 km/h, empiezas a notar cierta vibración en el manillar que te indica que estás llevando el scooter a su extremo. A velocidades asequibles, el Orbit -aun con sus dimensiones compactas y su peso reducido (sólo 136 kg)- resulta muy estable tanto por ciudad como por carretera, en conducción solitaria o a dúo. Creo que la estabilidad, junto con el buen comportamiento de las suspensiones, son las mejores bazas de este modelo. El amortiguador trasero, aunque algo firme, no me pareció nunca duro, ni siquiera llevando pasajero, y las reacciones del Orbit fueron siempre fiables, sin tics nerviosos. Obviamente, el scooter es ágil por ciudad, aunque queda algo penalizado por la poca salida inicial a la hora de plantarse delante del tráfico. A menos que te guste ir de Valentino Rossi por la vida, esto no te supondrá un problema.

Con detalle

SYM Orbit 125: Frenos

El Orbit tiene dos peculiaridades bastante curiosas. Por un lado tiene un botón de desconexión del encendido bajo el asiento. Si algún día te vuelves loco intentando adivinar por qué no arranca el scooter, es que quizás le has dado sin querer metiendo o sacando algo del espacio bajo el asiento.

La otra peculiaridad es que el botón que permite elegir entre luces de cruce y de carretera también sirve para abrir el asiento. Así, puedes acceder al hueco pulsando este componente con el encendido en marcha o desde el contacto con el scooter parado. La apertura desde el manillar resulta bastante práctica y rápida.

Para lo funcional que es el Orbit tiene un par de carencias notables. La principal es la ausencia de una guantera dentro del escudo (que, dicho sea de paso, es tan reducido, que no protege demasiado del frío y los elementos). El otro aspecto criticable es que el hueco bajo el asiento sólo permita guardar un casco jet y no un integral. Lo sé, lo sé, es un scooter compacto y no se pueden pedir peras al olmo... pero sería genial que tuviera más espacio "interior". Suerte que nos compensa por otro lado con el doble gancho portabolsas, una parte que demuestra su practicidad en cuanto vas a comprar cualquier chorradita al súper.

Desde el punto de vista ergonómico, el scooter es bastante apto para dos, por sus dimensiones y su diseño. Al principio, el conductor puede sentirse algo raro con la posición de los brazos, pero al final te acabas adaptando. El pasajero puede sufrir un problema típico de los scooters con reposapiés integrados en la carrocería: tener que forzar la posición de los tobillos para apoyar bien los pies sobre la plataforma. Supongo que esto también acaba siendo cuestión de acostumbrarse.


Laura Bartolomé
Fotos: Xavier Pladellorens y Santi Díaz (estudio)

La alternativa

Prueba Suzuki Burgman 125 ABS

Tras los cambios estéticos celebrados por la versión 2014, la Burgman 125 recibe un ABS optativo que lo hace todavía mas funcional... y seguro.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"