TGB X-Motion 125 EFI: Salto cualitativo

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

En apenas un año, TGB ha lanzado al mercado el nuevo X-Motion 125 EFI. Un modelo que, por su calidad y diseño, significa un importante salto cualitativo para la marca de origen taiwanés.

TGB X-Motion 125 EFI: Salto cualitativo

El primer prototipo del TGB X-Motion lo pudimos ver en la pasada edición del Salón Deux Roues de París, en septiembre de 2007. El modelo expuesto era un auténtico banco de pruebas, con detalles tan extraños como su poco habitual tren anterior formado por un sistema de amortiguación/dirección alternativos que ya en aquel momento tenía pocas posibilidades de pasar a la fabricación en serie por su carestía constructiva.

La versión que podemos adquirir actualmente ha sido simplificada con elementos más convencionales, sin tantos "inventos" extraños de dudosa aceptación. A pesar de ello, teniendo en cuenta los precedentes de la marca, con su nuevo producto TGB da un salto cualitativo importantísimo, ofreciendo al público un megascooter de calidad similar a la de modelos de otras marcas taiwanesas como Kymco o Sym.

Con todo lo necesario

TGB X-Motion 125 EFI: Salto cualitativo

El X-Motion es actualmente el scooter más importante de Taiwan Golden Bee. Disponible en las cilindradas de 125 y 250 c.c., se ha transformado en el buque insignia de la marca por muchos motivos.

Para comenzar, estéticamente no tiene nada que ver con el resto de scooters de la firma. Aunque no renuncia al característico estilo oriental de los scooters taiwaneses, su diseño también esta pensado para agradar a los usuarios europeos, en concreto, al de mercados como el italiano o el nuestro. Es cierto que se parece mucho a rivales como el Yamaha Xmax o el Piaggio X7 125, aunque ni mucho menos se le puede tachar de una copia. Hay algunos detalles muy personales e incluso de calidad, como el piloto posterior, que da un protagonismo especial a los intermitentes, o el sorprendente escape de doble cola.

Es un scooter de buenas dimensiones, con una habitabilidad excelente y una posición de conducción realmente cómoda. Gracias a su carenado, parabrisas y escudo frontal, ofrece una buena protección aerodinámica lo que lo convierte en una buena alternativa para esporádicos desplazamientos interurbanos.

Con dos ocupantes tampoco sufriremos problemas de espacio, ya que el asiento es amplio y el pasajero disfrutara de unas estriberas, desplegables automáticamente, bien situadas y unas asas grandes y de buena ergonomía.

Al mismo tiempo, TGB lo ha dotado con un equipamiento de serie competitivo que aportará a sus propietarios una larga lista de componentes que, en el día a día, serán de gran utilidad.

Nos referimos a detalles como su espacio bajo el asiento con capacidad para dos cascos (un integral y un jet) y una guantera con cerradura tras el escudo como principales elementos de carga. Por otro lado, para nuestra comodidad, a la hora de aparcar se nos proporcionará un caballete central (bastante fácil de colocar) y un segundo lateral con desconectador de encendido. Al mismo tiempo, para estacionar con mayor seguridad en pendientes o terrenos inestables, se incorpora un simple pero práctico freno de parking que traba la leva derecha de freno.

Para terminar, no podemos olvidarnos de un panel de mandos que aporta prácticamente toda la información a través de una pantalla de cristal líquido y que se complementa con indicadores como un cuentarrevoluciones analógico que le otorga un toque muy deportivo.

El tamaño sí importa

TGB X-Motion 125 EFI: Salto cualitativo

Por cilindrada está claro que el nuevo TGB XMotion 125 está destinado a un uso básicamente urbano. Sus prestaciones se ajustan a la medida de su categoría y aunque podremos salir de la ciudad puntualmente, serán los núcleos donde realmente le sacaremos mayor partido.

No deja de sorprendernos que, aunque su filosofía es descaradamente urbana, el X-Motion tiene unas dimensiones que, en situaciones concretas, limitan bastante sus movimientos. No tiene un radio de giro excesivamente cerrado y la altura de su asiento (780 mm) que a priori pueda parecer más o menos normal, no nos deja apoyar los pies en el asfalto con anta facilidad debido a lo ancho
de su banqueta.

Por si fuera poco, su ancha carrocería (745 mm) y su larga distancia entre ejes (1.500 mm) limitaran su maniobrabilidad cuando nos encontremos atascados entre el denso tráfico de las horas punta...como todo megascooter que se precie de serlo.

Por el contrario, el X-Motion disfrutará de ciertas ventajas que solo un scooter de su tamaño puede ofrecer. Nos referimos a cualidades como un buen confort de marcha y comportamiento en el que la estabilidad es su punto más fuerte.

Como ya hemos dicho su posición de conducción es uno de sus mejores argumentos, asiento, manillar y plataforma parecen mantener una buena triangulación gracias a la cual podremos recorrer un buen número de kilómetros sin sentirnos fatigados. Quizás el punto más flojo en este apartado sea la plataforma reposapiés, ya que si bien es cierto que nos proporciona un espacio más que suficiente para nuestros pies, al contrario que muchos GT, no nos deja estirar las piernas en los trayectos de largo recorrido.

Desde un punto de vista positivo y sobre todo de la conducción, la postura que adoptaremos sobre el X-Motion nos dejará controlarlo a placer. Con el cuerpo bien situado y con su amplio manillar a nuestro servicio, podremos transmitirle las órdenes necesarias para disfrutar de una conducción placentera y segura en cualquier terreno.

Buen comportamiento

TGB X-Motion 125 EFI: Salto cualitativo

En los tramos de curvas que pudimos recorrer se comportó realmente bien, un poco lento en la entrada de las curvas y en los cambios de dirección, pero nada que no sea lo habitual en un scooter de más de 160 kilos de peso.

En plena curva no observamos movimientos extraños, las suspensiones cumplen su cometido sin rechistar y sujetan al X-Motion sin problemas. Lo único que pudimos detectar es una cierta tendencia a abrirse en los virajes, por lo que tendremos que tenerlo en cuenta cuando deseemos imprimir un mayor ritmo a nuestra conducción.

En general podemos otorgar una buena nota a los componentes que forman su parte ciclo, como ya hemos dicho las suspensiones (una horquilla convencional y dos amortiguadores con depósito separado regulables en precarga de muelle detrás) ofrecen un comportamiento muy correcto, solamente criticables al superar obstáculos como badenes muy pronunciados o en baches con una profundidad anormal.

A la hora de frenar el X-Motion echa mano de un disco de 260 mm delante y otro de 220 milímetros detrás. Ambos gozan de una buena potencia, ya que si se lo ordenamos, tienen el potencial necesario para detener el scooter en pocos metros. El tacto sobre las levas es el correcto, sobre todo en los primeros instantes, donde si actuamos con fuerza sobre la maneta izquierda, apreciaremos como la pinza de doble pistón paralelo posee un mordiente considerable para un scooter del octavo de litro.

El freno posterior también es muy potente y, como hemos podido comprobar, resulta determinante en la reducción de metros de frenada, sobre todo cuando llevemos pasajero. Resulta perfecto para controlar el scooter a poca velocidad; nos ayuda a maniobrar con menor esfuerzo y, en carretera, para timonear en las curvas.

Gran suavidad

TGB X-Motion 125 EFI: Salto cualitativo

En el apartado mecánico destacaremos la suavidad de funcionamiento del motor automático monocilíndrico 4T LC SOHC 4V inyectado fabricando por la también taiwanesa Sym. Este propulsor, con unos 13 CV de potencia real, se muestra sumamente dócil en los primeros metros. Su largo desarrollo final (alcanza los 108 km/h reales) y un peso de unos 170 kilos en orden de marcha le hacen acelerar muy relajadamente, aunque es capaz de mantener unas velocidades de crucero muy aceptables para circular por vías rápidas.

Con la ayuda de el sistema de inyección electrónica y el doble escape catalizado el X-Motion es capaz de cumplir con la normativa Euro 3 de medioambiente, al mismo tiempo, se mantiene en unos consumos medios que rondan los 4 litros a los 100 kilómetros lo que en teoría nos debería permitir recorrer un máximo de 275 km con un solo depósito (tiene una capacidad de 11 litros).

Una vez más debemos felicitar a los técnicos de TGB por el trabajo realizado, el X-Motion 125 EFI les permite ser más competitivos en una categoría tan dura como la de los scooters gran turismo de 125 c.c. Tienen un buen producto que, con la ayuda de Onex S.L, su nuevo importador en nuestro país, seguro que va a potenciar la marca en nuestro mercado, en espacial, debido a buenos y acertados argumentos como su precio de 2.199 euros. Un gran detalle que puede hacerlo parecer todavía más atractivo en un momento en el que el aspecto económico, puede ser determinante.


J. Hernández
Fotos: Xavi Pladellorens y S. Díaz (estudio)

La alternativa

Prueba Suzuki Burgman 125 ABS

Tras los cambios estéticos celebrados por la versión 2014, la Burgman 125 recibe un ABS optativo que lo hace todavía mas funcional... y seguro.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"