Triumph Speed Triple 1050: El icono se renueva 2011

Publicado el 08/02/2011


Vota

0 0

La moto más vendida de la era moderna de Triumph debía actualizarse... ¡y vaya si lo ha hecho! La nueva Speed Triple 2011 es más moderna, bonita y claramente mejor.

Triumph Speed Triple 1050: El icono se renueva

Aparecida en 1994, o sea, nada menos que 16 años atrás, la Speed Triple ha sido la moto más carismática y vendida de la nueva época de Triumph, capitaneada por John Bloor. Con tres cambios de cilindrada hasta la fecha (855, 955 y 1.050 cc), la estética no ha variado en demasía durante estos años... hasta ahora. La naked deportiva de Hinckley siempre se ha caracterizado por su gran personalidad, que le otorga especialmente su doble faro, y también, desde luego, por estar propulsada por el musculoso motor de tres cilindros marca de la casa.

Pero ha llegado el momento de poner la Speed al día, y además de la obligada revisión en el apartado dinámico, es muy destacable el importante giro estético. Por fin se abandonan los dos faros redondos en pro de unos actuales más rasgados, cosa que sin duda no gustará a algunos pero sí a muchos otros que encontraban a los anteriores excesivamente clásicos y desfasados. Hay que fijarse también en la parte de color negro de la zona delantera del depósito (y que alberga la batería en su nueva ubicación), así como en las nuevas tapas laterales del radiador, que potencian la parte delantera de la moto, mientras que se reduce visualmente al mínimo la zona trasera, siguiendo la actual tendencia estética.

Estética remozada

Triumph Speed Triple 1050: El icono se renueva

El piloto trasero es de leds. Los escapes siguen saliendo por arriba, bajo el escueto colín, aunque son de perfil oval y 1,5 kg más ligeros. Se ofrecen en opción unos Arrow que reducen aún más el peso y que obtienen 3 CV más, o también un solo silenciador de la misma marca con salida por debajo y que resta nada menos que 7 kg a los originales.La parte ciclo ha sufrido una profunda revisión, y el nuevo chasis es más compacto y recuerda al de la Street Triple y Daytona. Es más estrecho en la zona de las estriberas (permite mayores inclinaciones) y en el punto de unión de asiento y depósito, con lo que se llega mucho mejor al suelo con ambos pies.

Se ha avanzado la posición de conducción y hay más espacio para el conductor, que ya no se echa tan encima del manillar como antes, consiguiendo con todo ello una posición más relajada y natural. Las geometrías también han variado, aumentando el avance y cerrando el ángulo de dirección. El basculante monobrazo se mantiene, pero es 18,5 mm más largo, con lo que se aumenta la estabilidad y la tracción. Para cargar más peso delante, la batería pasa de estar situada bajo el asiento a estar delante del depósito. El motor se ha revisado totalmente, y ahora está más avanzado, elevado e inclinado hacia adelante. El cambio es más preciso y la potencia aumenta 5 CV, con un total de 135 CV, y el par motor supera los 11 kgm. Con unas llantas más ligeras, el peso total de la Speed Triple 2011 se reduce en 3 kg respecto a la anterior.

Más cómoda... y más deportiva

Triumph Speed Triple 1050: El icono se renueva

Triumph convocó a la prensa mundial en el impresionante circuito Ascari de Ronda, un trazado largo y muy técnico, ideal para poner a prueba tanto motos como pilotos, perfecto, pues, para valorar los cambios de la nueva Speed Triple. Por la mañana rodaríamos en pista y ya por la tarde lo haríamos por carretera. Nada más subirse a la naked británica ya se advierte que estamos ante una moto totalmente nueva. La posición es más natural, las piernas no están tan abiertas, el manillar queda más cercano al cuerpo y el asiento no nos echa hacia delante.

Motor en marcha y... ¡a pista! Es aún muy temprano y hace frío en la serranía de Ronda. La pista está muy fría y todavía con algunas humedades, por lo que en la primera tanda todos adoptamos las pertinentes precauciones. Aumentamos paulatinamente el ritmo y advertimos que la deportiva naked de Hinckley es claramente más precisa y menos nerviosa. Aquellos meneos de dirección al acelerar fuerte en marchas cortas o en curvas rápidas han desaparecido. La rueda delantera pisa con más firmeza el asfalto y transmite mucha más confianza: va allá donde uno quiere y mantiene la trazada. Quizás ha perdido algo de aquella inmediatez absoluta en introducirse en ángulos muy cerrados, pero sigue siendo muy ágil, y el beneficio en precisión y estabilidad compensan sobradamente. Sí, quizás no se cierra tan rápido como el anterior modelo, pero sí que inclina más velozmente que éste gracias a su menor peso y mejor reparto de éste.

En la segunda y tercera tandas mejoran las condiciones y aumentamos el ritmo, imaginando que empezarán a llegar las imprecisiones, pero no; esta Speed Triple es otra cosa, con una trazada mucho más precisa que antes. No tiene la tremenda solidez de una Ducati Streetfighter –una verdadera SBK sin carenado-, pero es más ágil y fácil que ésta, especialmente en carretera, como luego veremos. Sólo había un lugar donde se movía algo la dirección, y era al pasar un bache acelerando fuerte en la última parabólica del circuito, pero tampoco pasaba de aquí. El neumático trasero ha pasado de 180 a 190 mm, y con ello también se ha ganado estabilidad y agarre, especialmente al dar gas.

En el complicado, largo (casi 6 km) y técnico trazado de Ascari pasas la mayor parte del tiempo probando cosas para mejorar cada giro, y uno de nuestros descubrimientos fue que con la Triumph, aprovechando su excelente par motor, se usa poco el cambio y casi siempre sale más a cuenta emplear una marcha más larga de la que utilizaríamos en otra moto. El tricilíndrico siempre responde y sale con energía. Además, y al carecer de embrague antirrobote, si reduces más de la cuenta se bloquea la rueda trasera y empieza a rebotar, lo que la mayoría de las veces no es muy agradable...

En carretera

Triumph Speed Triple 1050: El icono se renueva

Ya por la tarde realizamos una ruta por una rápida carretera de montaña siguiendo a los veloces hermanos López Córdoba, responsables de la puesta a punto de la parte ciclo -por cierto, excelente-, a velocidades que no podemos reproducir, y la verdad es que apreciamos quizás aún más que en circuito la facilidad que ofrece la nueva Speed recuerda a su hermana menor, la Street Triple, pero con un motor más lleno y potente. Con esta Triumph apuntas... y allí vas, sin oscilaciones ni imprecisiones. No hemos hablado de los frenos, que son potentes pero no bestiales. Quizás nos gustaría un poco más de mordiente inicial, especialmente en circuito, pero como ésta no es una moto de pista, es preferible que no sean bruscos al inicio, contando con que los asfaltos no son siempre impecables...

La esperada Speed Triple ya es una realidad, y la verdad es que nos ha gustado. Mejora a la anterior prácticamente en cada apartado, y estamos hablando de la que ya era una buena moto. Su estética se ha actualizado -pensamos que para mejor-, y el precio, de 11.995 euros, varía poco respecto al modelo 2010. Le auguramos un futuro prometedor.


Jordi Aymamí desde Ascari (Málaga)
Fotos: Triumph

La alternativa

Suzuki GSR 750: ¡¡¡Sensaciones!!!

Este artículo es especial, lo confieso. No es una prueba de moto al uso. No, al menos, como suelo hacerlas. Varios motivos me llevan a que sea especial para mí: la situación de la fábrica de Suzuki en Gijón, los estupendos compañeros de prensa de Suzuki, toda la gente que trabaja allí…. Este artículo “diferente” va por ELLOS.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"