Triumph Speed Twin (prueba): Mítica al cuadrado


Vota

0 0

En la nueva británica confluyen la comodidad de la Bonneville con la esencia deportiva de la Thruxton, creando una classic roadster tan estilosa como excitante

Entre las salinas americanas y el autódromo inglés. O lo que es lo mismo, entre Bonneville y Thruxton. Con su nueva Speed Twin, Triumph ha buscado fusionar sus dos modelos más legendarios, integrando sus virtudes más destacadas, es decir, la facilidad de conducción y ergonomía relajada de la primera, y el carácter sport tan alabado de la segunda.

El resultado es el de una roadster de estilo neoclásico que nace con doble ración del ADN más auténtico de Hinckley, capaz de seducir tanto por su reconocible look británico y su polivalencia de uso como por las posibilidades dinámicas que emergen del propulsor más emocionante de la gama Modern Classic, el bicilíndrico 'High Power' de 1200 cc.

Una familia que, con la llegada de la nueva Speed Twin, ya alcanza la numerosa cifra de la decena de miembros (por orden de menor a mayor precio: Street Twin, Street Cup, Street Scrambler, Bonneville T100, Bonneville T120, Speed Twin, Bobber, Thruxton, Speedmaster y Scrambler 1200), una incorporación que demuestra una vez más la vocación de la casa anglosajona por la creación de monturas modernas capaces de tocar la fibra nostálgica, apuntalando su gama más identitaria y encajando una nueva pieza que hace crecer, todavía más, la mayor propuesta neoretro del mercado.

La entrada en escena hace dos años de la actualizada Thruxton suponía la llegada de una de las 'cafeteras' de serie más deportivas del mercado, avivando, como explicábamos tras su presentación internacional, la llama de los dorados años '60.

Un modelo que, en su tercera generación, lo renovaba todo excepto el nombre de viejo circuito, y cuyo punto neurálgico se encontraba en el propulsor bicilíndrico Bonneville HP de clásica configuración paralela, rebosante de par motor y con un mapa de inyección más deportivo que el de la T120, perfectamente acompañado por una equilibrada parte ciclo que, junto a su genuina estampa, la convertían en una de las motos más seductoras y excitantes en carretera del segmento, a la que tan sólo se le objetaba el menor confort de conducción causado por los semi manillares.

Ahora, tras tres años de desarrollo, llega la Speed Twin para todos aquellos usuarios que valoran la comodidad a bordo y que se quedaron con las ganas de disfrutar del potencial de la Thruxton. Hereda su mecánica, su chasis, suspensiones, electrónica y la mayoría de componentes (aunque con modificaciones ad hoc, como veremos), pero la elección de un manillar elevado sobre torretas y ancho genera en la nueva Speed Twin una experiencia de conducción diferente.

El nuevo triángulo ergonómico consiente al conductor una posición más erguida, natural y relajada que le permitirán afrontar viajes más largos en el tiempo, así como una incrementada maniobrabilidad que le ponen a la Speed una enorme etiqueta de 'moto polivalente'.

'Thruxtonnille'

El empeño de Triumph, como hemos indicado, se ha enfocado en crear el perfecto matrimonio de dos leyendas vivas. Porque si de la Thruxton recibe la versión más sport del motor Twin británico, de la Bonneville copia su accesibilidad y esa capacidad para que su usuario se sienta a gusto y confiado del primer momento al último.

La Speed Twin dulcifica la vida a bordo porque quiere que la uses en una larga jornada de asfalto, pero también cada día, en tu trasiego urbano, porque es una moto de poco altura de asiento y estrecha que permite a cualquiera apoyar fácilmente los pies en el suelo y manejarla con soltura en parado o a bajas velocidades, casi con la misma amabilidad y soltura que atesoran otros miembros de acceso a la familia Modern Classic como las 'Street', a pesar de que su verdadero espíritu es el de una roadster efervescente entre curvas que deseará la llegada del fin de semana para lucirse...

Neoclasicismo británico

Algo para lo que está 'programada' esta moto para todos los días es para seducir a su paso. Los diseñadores de Hinckley ya tienen 'callo' en esto de dibujar motos clásicas de óptica contemporánea. La Speed Twin conserva todo el aire familiar acudiendo a los mismos trazos minimalistas, elegantes y sofisticados.

En este caso, además de sus excelentes niveles de acabados, detalles y materiales usados de cabo a rabo, la inglesa aporta una apariencia algo más musculosa, de roadster vigorosa, con una cautivadora zaga minimalista.

Aunque prepondera un perfil clásico
a raíz del faro redondo, el depósito globoso, el asiento biplaza con tapizado acanalado y bastante plano, el doble amortiguador trasero y los fuelles cubriendo la horquilla, hay otros aderezos en la Speed Twin que le otorgan una personalidad visual más moderna y sport, como la iluminación 100% led (con iluminación diurna DRL delantera), las llantas de palos, los retrovisores en las puntas del manillar o el acertado toque de aluminio en elementos como los guardabarros, el basculante, paneles laterales, las salidas del doble silenciador, el tapón del combustible estilo Monza, taloneras, colectores o los soportes del faro delantero.

Las tres opciones de color para el tanque son: Silver Ice y Storm Grey, el Korosi Red y Storm Grey (ambas con líneas pintadas a mano en el depósito en color grafito y blanco) y Jet Black. Asimismo, Triumph propone hasta 80 accesorios específicos (como silenciadores Vance & Hines, diversas opciones de asientos, accesorios de seguridad y antirrobos o una línea de equipaje) que permitirán configurar la Speed Twin al gusto y necesidades de su propietario.

La moto 'viejoven'

En Triumph son expertos en demostrar una y otra vez que los vintage no quita lo moderno. Bajo esa fachada de motos setenteras se oculta tecnología tan actual como la de cualquier otra naked deportiva del mercado. La Street Twin replica a la Thruxton en este aspecto.

Volvemos a sentarnos sobre una moto de vanguardia, con una rica botonería en las piñas del manillar y un precioso y completísimo panel de instrumentos de doble espera analógico/digital desde donde controlamos y visualizamos sus múltiples funciones.

Tenemos a nuestra disposición, al igual que en su hermana Café Racer R, tres modos de conducción (Sport, Road y Rain) asociados al acelerador electrónico, control de tracción desconectable, sistema ABS, toma de corriente USB bajo el asiento para la recarga de dispositivos móviles, y sistema inmovilizador de serie con transponder en la llave.

Actualizaciones

En realidad, aunque su punto de partida a nivel mecánico y 'ciclístico' es la Thruxton, la Speed Twin recibe una serie de modificaciones que no hay que pasar por alto. Se anuncia una importante rebaja de 10 kilos, para un total de 196 en seco (la dieta ha afectado a ciertos elementos del motor, las llantas ahora de aluminio y la batería).

El chasis de acero tubular y las suspensiones (horquilla de 41 mm y doble amortiguador ajustable en precarga, ambos con 120 mm de recorrido) no varían respecto a la Thruxton estándar, pero sí el sistema de frenada, más potente y efectivo pues recurre a un doble disco delantero de 305 mm con pinzas de freno Brembo de 4 pistones (en lugar de pinzas Nissin de doble pistón).

Para los neumáticos, se ha optado de serie por unos Pirelli Diablo Rosso III, manteniéndose las medidas de 120/70 ZR17 y 160/60 ZR17.

El propulsor -bicilíndrico en paralelo calado a 270, 8 válvulas, SOHC con refrigeración líquida- con mapa de inyección 'Thruxton' ha sido actualizado para este modelo con novedades que incluyen una nueva tapa de levas de magnesio, un embrague revisado y unas tapas de motor más ligeras, obteniendo una reducción de peso cercana a los 2,5 kg. La marca anuncia unos excelentes consumos de 4,8 litros a los 100 km.

Polivalente

Al igual que la mayoría de modelos que conforman la gama Modern Classic de Triumph, la nueva Speed Twin es una moto realmente accesible. Su asiento se sitúa a tan sólo 807 mm del suelo, una altura aceptable para casi cualquier tipo de conductor.

No resulta pesada ni genera compromisos cuando la movemos en parado
, todo lo contrario. Así que, como decíamos anteriormente, no sería descabellado contar con la inglesa para nuestros desplazamientos urbanos, aunque se trate de una moto de gran cubicaje. La única pega podría radicar en el limitado radio de giro que ofrece, y que obliga a realizar más de una maniobra en muchas ocasiones en fases de estacionamiento, aunque por otro lado la moto se mueve fácilmente en parado.

Por lo demás, todo amabilidad, incluida la posición de conducción, bien estudiada para no fatigar con el paso de los kilómetros pero al mismo tiempo con una buena conexión entre máquina y piloto, quien adopta una postura cercana al manillar, cargando un poco sobre el tren delantero, piernas flexionadas y pies sobre los estribos ligeramente retrasados, ideal para gobernar la moto con decisión y complicidad cuando nos adentramos en asfaltos revirados. El asiento es doble y con suficiente espacio para que un acompañante viaje cómodamente.

Cuando enciendes la Speed Twin, el primer sentido que empieza a disfrutar la experiencia es el oído. El sonido del motor es deliciosamente varonil, una banda sonora bicilíndrica que retumba en el habitáculo en cada golpe de gas. Sobre la abrazadera del manillar, luce el logotipo de Speed Twin.

Cómo va

A pesar de que el sol brillaba en Mallorca, lugar de la presentación que Triumph organizó el pasado 15 de enero, no calentaba lo suficiente y nuestra ruta de casi 200 km por carreteras con curvas de toda índole por la Sierra de Tramontana fue prácticamente en su totalidad sobre asfaltos húmedos y resbaladizos. Una lástima. Quizás llegamos a disfrutar de todo el potencial de esta roadster tan sólo un 20% de la jornada. El único beneficio que sacamos de esta situación fue el comprobar el buen funcionamiento del control de tracción.

El motor, a nuestro juicio el absoluto protagonista de este modelo, nos ha dejado nuevamente ensimismados. Es una mecánica exuberante, con personalidad, aprovechable, a la que le rebosa el par por todos lados, sobre todo en bajos y medios. Ofrece una entrega muy lineal, constante a lo largo de todo el cuentarrevoluciones. El acelerador electrónico genera un tacto en la aceleración preciso y refinado.

Son 97 CV a 6.750 rpm y un elevado par motor de 112 Nm a 4.950 rpm. El Twin impulsa con ganas en cualquier régimen, aunque lo pilles desprevenido bajo de vueltas, se recupera con pasmosidad y sale con fortaleza y sin mucha queja, pues es muy elástico, para acelerar con contundencia y ofrecer una gran disfrute de conducción. Por su puesto, encontramos su mejor cara en medios, entre las 3.000 y las 5.000 rpm, donde la patada es de órdago.

El tacto de los mandos es ergonómico, especial mención para la maneta de embrague que, gracias al sistema asistido anti-rebote, suaviza su tacto y facilita las largas travesías conduciendo. El cambio, por su parte, lo hemos notado en esta ocasión suave y preciso.

Las suspensiones trabajan con firmeza y aunque están lejos de considerarse deportivas (habrá que esperar una versión R de la Speed Twin equipada al estilo de la Thruxton R) generan un elevado confort a bordo, pues su largo recorrido de 120 mm en ambos trenes filtran bien y con progresividad las irregularidades.

Sus geometrías son algo conservadoras, comparadas por ejemplo con la más agresiva Thruxton, y se percibe cierta pereza para inclinarse principalmente en curvas cerradas, donde aparece cierta tendencia subviradora; sin duda, la nueva Speed Twin muestra su mejor dinamismo en curvas medias y rápidas, donde se muestra muy estable, aplomada y al mismo tiempo rápida de movimientos, para comenzar a disfrutar de todo ese potencial mecánico bien asociado a su equilibrada parte ciclo, que en este modelo recibe una nueva distribución de pesos del 50/50. Por su parte, la frenada saca una nota altísima: mucha potencia y un tacto de maneta con mucha dosificación.

Dime cómo te llamas...

'Speed Twin' lo deja todo dicho. El nombre en realidad no es nuevo. Ya en 1938 Triumph lo usó para bautizar a la primera moto con motor bicilíndrico en paralelo. A la nueva versión le viene que ni pintado, pues aúna en su propia definición sus principales cualidades, centradas en un motor de dos cilindros emocionante y una capacidad para hacer disfrutar de la velocidad en carretera como pocas...

Entre esas pocas con las que se verá las caras se encuentran, principalmente, otras 'big' roadster neoretro como la BMW R Nine T, la Ducati Scrambler 1100, la Honda CB1100EX o la Harley-Davidson Roadster.

En la británica, que se sitúa en la parte alta de la gama Bonneville a nivel de prestaciones y equipamiento dirigiéndose a un tipo de motoristas más experimentado, encontramos una moto que se queda con lo mejor de dos emblemas para Triumph como son la Thruxton y la Bonnie, configurando una montura tan práctica como emocionante, tan divertida como accesible, tan elegante como moderna. Una moto con todo el aroma de la casa... multiplicado por dos.

Su precio se sitúa en los 13.100 euros, incluyendo 4 años de garantía, y su llegada a los concesionarios españoles está prevista para el próximo 21 de febrero. Sus intervalos de mantenimiento son de 16.000 km.

Highlights Triumph Speed Twin

- Precio: 13.100 euros

- Bicilíndrico 1200cc en paralelo calado a 270, 8 válvulas, SOHC (mono-árbol de levas) con refrigeración líquida

- 97 CV a 6750 rpm y 112 Nm a 4950 rpm

- Horquilla de 41mm, con 120 de recorrido

- Doble amortiguador ajustable en precarga, con 120mm de recorrido de la rueda trasera

- Doble disco de 305mm con pinzas Brembo de 4 pistones y ABS

- Peso en seco 196 kg

- Tres modos de conducción (Sport, Road y Rain)

- Control de Tracción Desconectable

- Iluminación full led

- Embrague Asistido anti-rebote, Toma de corriente USB, Inmovilizador

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la Triumph Speed Twin

Fotografías por: Triumph Press
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"