Vectrix V1 Li+, GT de pies a cabeza

Publicado el 03/05/2012


Vota

0 0

El hecho de ser un scooter eléctrico no le impide al vx1 li+ mostrarse como un gt de pies a cabeza. Con él, vectrix nos ofrece un lujoso, excelentemente equipado y portentoso maxiscooter capaz de garantizarnos un nivel cero de emisiones contaminantes.

El scooter eléctrico es ya una realidad. Muchas marcas y numerosos importadores ya operan en nuestro país con gamas muy completas que nos ofrecen multitud de opciones, todas ellas muy aptas para todo tipo de usuarios y con cada vez más posibilidades de usos. Uno de los fabricantes más importantes y, sin duda, uno de los que mayor prestigio ha cosechado durante estos últimos años ha sido Vectrix, que con su conocidísimo modelo VX1 ha logrado expandir los colores de la marca norteamericana por todo el globo. 

 

Todo un referente

Incluso tras más de cinco años desde su lanzamiento, el VX1 se mantiene como uno de los megascooters eléctricos más polivalentes y de mayor calidad técnica del momento, gracias en gran parte a sus evolucionados, eficientes y solventes sistemas de propulsión y alimentación eléctricos. En su desarrollo, creación y fabricación se ha llevado a cabo una importantísima inversión económica, y esto se nota muy especialmente en detalles de gran calidad técnica como las baterías. 

El primer modelo, el VX1 convencional, llegaba con baterías de Ni-MH, algo menos sofisticadas que las de polímeros de litio que montan los nuevos VX1Li y Li+. Como veremos, este a priori simple cambio les ha servido para ganar no sólo en una importantísima reducción de peso, sino también a la hora de ofrecer a sus propietarios un incremento sustancial en las prestaciones. Y es que dejando de lado la parte ciclo y el motor, las baterías continúan siendo uno de los más importantes detalles técnicos de los VX1 Li y Li+, por su durabilidad -en condiciones óptimas pueden superar con creces los 100 km de autonomía-, resistencia térmica y buen compromiso en el efecto carga y descarga, de manera que se convierten en los elementos diferenciales que realmente marca las distancias con el resto de los vehículos eléctricos del mercado. 

 

A medida

Como en el primer modelo, el diseño de los nuevos VX1 se continúa centrando alrededor de las baterías; se colocan en posición central -en el interior del túnel que divide la plataforma-, justo donde la mayoría de los scooters con motores de explosión sitúan sus depósitos de combustible. Aparte de ser éste el mejor lugar para colocarlas por su volumen, también resulta muy importante estratégicamente para situar su centro de gravedad lo más cerca del suelo. Gracias a ello, se aumenta considerablemente su estabilidad en cualquier circunstancia, lo que hace más fácil su manejo e incrementa notablemente la seguridad en la conducción.

Como ya hemos dicho, existen dos versiones, que se diferencian por la potencia de sus baterías. El VX1 Li se podría considerar el modelo base, con una potencia de 3,7 kWh, y el VX1 Li+, que hoy probamos para vosotros, sería el más potente, con un pack de baterías de 5,4 kWh. 

Ambos grupos son movidos por mecánicas idénticas, un motor tipo Brushless DC de corriente continua sin escobillas, situado en el buje de la rueda posterior. En ambos modelos ofrece una potencia máxima de 21 kW (28,5 CV), y goza de un impresionante par constante de 6,63 kgm; sin duda, uno de sus mejores argumentos, ya que esta última cifra sitúa los VX1 Li y Li+ a la misma altura en par que megascooters de 600 o 650 c.c… Increíble. 

Comparar directamente un scooter eléctrico con sus homónimos con motor de gasolina puede ser muy sorprendente para nuestra mentalidad basada en las prestaciones y el comportamiento de los scooters de motor de explosión. 

Estilo Propio

Y es que un scooter como el VX1 Li+ necesita de cierta adaptación, acostúmbranos a algunas originalidades que le confieren un estilo propio. Sin ir más lejos, llevar a cabo una simple operación como la puesta en marcha del scooter puede requerir de cierto tiempo si antes no hemos echado un rápido vistazo al manual del usuario. Aunque es una acción sencilla, no sirve con introducir la lleva en el contacto y darle al botón de arranque, entre otras cosas porque ni siquiera dispone de botón de arranque. El ritual para poner en marcha el VX1 Li+ sería el siguiente. Una vez dado el contacto, debemos esperar que en la pantalla de cristal líquido izquierda del cuadro de instrumentos se encienda el chivato Ready, tras ello tendremos que presionar la maneta izquierda, luego la derecha y una vez que se encienda el testigo GO, ya estamos listos para circular. Pero ¡cuidado!, ya que no escucharemos nada de nada, y si nos despistamos y abrimos el acelerador de golpe, notaremos cómo empujan sin previo aviso sus notables 6,63 kgm de par... 

Realmente, el motor Brushless empuja bien, con absoluta suavidad, muy progresivamente y con una ausencia casi total de ruido. Decimos casi total porque lo único que lograremos escuchar es ese habitual zumbido tan característico de los cada vez más populares scooters eléctricos.

Prestaciones muy dignas

Circular por ciudad no será un problema, olvidaos de esas leyendas urbanas que dicen que ir con un scooter eléctrico en medio del tráfico es un peligro. A pesar de su tamaño (1.524 mm de distancia entre ejes) y peso (209 kg), acelera sorprendentemente bien, con mucha más inmediatez que un scooter de explosión y con un tacto de acelerador sorprendentemente preciso incluso cuando se le exige circular a velocidades muy bajas. 

Para el VX1 Li+, Vectrix anuncia una aceleración de 0 a 80 km/h de 6,25 segundos, más que suficiente para que no seamos los últimos en las salidas de los semáforos. 

De hecho, será fácil dejar atrás a un 125 c.c. arrancando desde parado, lo que nos asegura un reprís muy digno y, al mismo tiempo, que podamos circular desahogadamente y con soltura en un entorno urbano. Y es que puestos a buscarle las cosquillas, entre otras cosas, el VX1 Li+ puede llegar a obsequiarnos con una sorprendente velocidad punta de 110 km/h… 

Como casi siempre sucede con los vehículos eléctricos, dos de las principales limitaciones respecto a los scooters con motores de explosión son la durabilidad de las baterías y, sobre todo, los tiempos de recarga. La durabilidad o autonomía es algo muy variable, depende de muchos factores, como el trayecto a realizar -con o sin muchos desniveles-, el ritmo al que lo llevemos, nuestra forma de conducir -si somos o no muy bruscos al abrir el acelerador-, si solemos circular con carga, pasajero, etc. Todo cuenta. Siendo muy cuidadosos y controlando bastante la velocidad, no será muy difícil extraerle una autonomía que ronde los 100 km. Una distancia considerable teniendo en cuenta que es un vehículo principalmente urbano. Respecto a los tiempos de recarga, integra un cargador de 1,5 kW que se puede enchufar directamente a un red de 125/250V, y que recargará el pack de baterías al 80 % en un tiempo estimado de 2,5 horas. Realmente es un tiempo reducido para tratarse de un vehículo eléctrico, pero todavía una espera muy larga si la comparamos con lo que tardamos en llenar un depósito de gasolina. Por otro lado, teniendo en cuenta el precio actual de la gasolina en comparación con la electricidad, puede facilitarnos mucha la espera pensar que en cada recarga nos estamos ahorrando muchísimo dinero. Sólo hay que hacer cuentas. 

 

Comportamiento impecable

La excelente calidad técnica del VX1 Li+ no se limita exclusivamente al apartado mecánico y de baterías, de su predecesor hereda una magnífica parte ciclo que para sí quisiera más de un maxiscooter de gran cilindrada. 

Está claro que en el momento de su creación las personas encargadas del proyecto no se complicaron excesivamente la vida y buscaron básicamente lo mejor de cada categoría, entre los principales fabricantes del sector. 

De la parte ciclo de los VX1 lo único que es marca de la casa es su bastidor, fabricado en aleación de aluminio y construido abrazando el bloque de baterías. Se trata de una robusta y a la vez ligera estructura que demostró no tener absolutamente ningún problema para soportar un uso continuado por las desgastadas y bacheadas calles de nuestras ciudades, así como para demostrarnos un comportamiento impecable por carretera. 

Para compartir todas estas tareas se ha configurado un apartado de suspensiones compuesto por una horquilla, firmada por Marzocchi, con barras de 36 mm de diámetro delante, y detrás, dos amortiguadores fabricados por Sachs regulables en precarga de muelle. 

El comportamiento del conjunto se caracteriza por un tacto un tanto duro, especialmente en el eje posterior, ya que es el que debe sostener la mayor parte de peso. De todas formas, se comportó de forma impecable; la calidad de su sistema hidráulico le otorga una estupenda progresividad, lo que le hace ganar en comodidad sobre superficies muy bacheadas o asfalto en muy mal estado. 

Sobre la frenada tampoco hay ningún reproche que hacer, sino más bien todo lo contrario. Igual que sucede en el apartado de suspensión, se confía en componentes de primera línea, firmados por todo un especialista en frenos como Brembo. En su caso, se trata de un par de discos de 280 mm con unas poderosas pinzas de dos pistones paralelas para el anterior y el posterior. Ante tal despliegue, es lógico pensar que nos encontramos frente a un sistema de frenada excepcional para un scooter, gracias a su impresionante poder de retención en ambos trenes y a una capacidad de dosificación exquisita debida a la precisión de su tacto, proporcionado, en gran medida, por los latiguillos metálicos inextensibles que equipa de serie. 

Por si fuera poco, debemos recordar que el VX1 Li+ incorpora el sistema de frenada eléctrico DART, cuya particularidad es que, girando el puño del gas hacia delante, por un lado, actúa como si de un freno de motor se tratase-al mismo tiempo, se consigue recargar ligeramente las baterías- y, por otro, en parado funciona como una especie de marcha atrás. 

 

Todo un GT

Aparte de todo lo que nos ofrece en marcha, el Vectrix ha sido complementado con todos los lujos que un maxiscooter de su clase puede desear. 

La posición de conducción es cómoda; reposamos las lumbares sobre un confortable apoyo, podremos llevar si queremos las piernas bien estiradas y los brazos relajados sujetando un manillar bien colocado y protegidos tras una pantalla de mediana altura y un escudo frontal de buenas dimensiones. 

Ante nosotros observaremos un buen cuadro de instrumentos, amplio, de información clara y con la mayor parte de ella englobada en dos grandes pantallas digitales en forma de esferas que flanquean una tercera destinada al velocímetro analógico. Como colofón a tan amplio despliegue de medios, se corona el cuadro de mandos con una interminable batería de testigos luminosos destinados a todo tipo de funciones. 

Una de las principales diferencias respecto a la competencia es la gran calidad de acabados, con algunos cromados en colocaciones muy originales, fibras bien rematadas y plásticos perfectamente unidos. 

En cuanto al apartado de iluminación, observaremos que prácticamente todos los dispositivos luminosos estaban formados por leds, a excepción del faro anterior, que utilizaba una bombilla halógena, de doble filamento y gran potencia, junto a su parábola Multiconvex. Aparte de él, los intermitentes, el piloto posterior, la luz de posición e incluso la luz de cortesía de su cofre se componen de diodos led de gran intensidad para ahorrar energía. 

Por último, en el apartado de carga contamos con un cofre bajo el asiento con buena capacidad -con espacio para un jet como máximo-, pero algo mermada por tener que albergar también el cable extensible para recargar las baterías del propio vehículo, y una guantera bastante profunda que se abre desde el contacto, como en el caso del cofre. 

Así que aquí tenéis una nueva evolución del conocidísimo VX1, un maxiscooter que se está convirtiendo por méritos propios en todo un referente dentro del todavía joven mundo de los vehículos eléctricos. A pesar de todo, el nuevo VX1 Li+ significa un importante paso adelante hacia un futuro, posiblemente no muy lejano, en el que la contaminación y el consumo de combustible fósiles formen parte del pasado. El tiempo lo dirá… 

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"