Yamaha X-Max 125: Ciudadano Sport 2012


Vota

0 0

Presentar a estas alturas a la X-Max 125 puede parecer supérfluo, no en vano estamos ante uno de los mayores éxitos de Yamaha. La llegada de las novedades 2013 no debe hacer olvidar, sin embargo, que estamos ante una de las mejores opciones del segmento para desplazamientos interurbanos, con una maniobrabilidad inmejorable, bajo consumo y una capacidad de carga sorprendente es un scooter de vocación sport...

Desde su lanzamiento en el 2006, el mercado ha seguido confiando -temporada tras temporada- en la X-Max, que se ha convertido en uno de los grandes éxitos de Yamaha, sobre todo a partir del restyling del 2010, con el que el modelo recibió un aspecto más moderno y deportivo, así como una mejora notable de la calidad de acabados.
De hecho, la X-Max asume desde entonces un rol prácticamente único en el mercado ya que las competidoras han buscado otras fórmulas estéticas para definir el concepto de scooter sport.
Un concepto que, obviamente, sigue funcionando muy bien técnica, dinámica y comercialmente. Y por eso, de cara al 2013 -y pese al aluvión de novedades scooter que se avecinan- Yamaha no tiene pensado nada especial para esta 125... aunque sí para la familia X-Max ya que está prevista la presentación de una X-Max 400 que sustituirá a la veterana Majesty. Aprovechando la circunstancia quizás el modelo del octavo de litro podría recibir entonces algún ligerísimo retoque estético pero en lo esencial tenemos X-Max 125 para rato...

Sport...

El motor del X-Max 125 es un monocilíndrico 4T de 124 cc, refrigerado por líquido y una potencia final a la rueda de 14 CV. Estamos, sin duda, ante uno de los más briosos de la cilindrada pero conviene señalar que aunque la entrega de la potencia es homogénea y fluida el scooter de Yamaha rápidamente te indica que no se siente tan cómodo en bajos que en medios. Es un vehículo diseñado para rodar a ritmos alegres -no confundir con "rápidos"- y cuyo propulsor se muestra especialmente brillante en la franja media. El mencionado carácter sport se hace más evidente en la parte ciclo -razonablemente dura de suspensión y brillante en virajes- que en el motor, como hemos dicho muy brioso y potente pero claramente enfocado a la zona media del cuentavueltas en recuperaciones.
El mejor aliado del motor es la parte ciclo y el tamaño compacto del scooter. El X-Max es un perfecto ratonero; alto de asiento y de centro de gravedad y relativamente nervioso en los cambios rápidos de dirección pero, al mismo tiempo, endiabladamente ágil. Si juntamos estas características a la alegría en medios entenderemos el porqué de la denominación sport.

... y práctico

Ésta, la agilidad, será la primera cualidad que llamará la atención de quien descubra el X-Max. Pero conviene no olvidar que hay muchos usuarios de scooter a los cuales los conceptos sport les chirrían ya que priman por encima de cualquier otro argumento la capacidad de carga y la polivalencia. Y es cierto que, normalmente, estas ideas no van asociadas al estilo de scooter sport... salvo que el estilo sport se limite a algunos adhesivos de estética rácing y un par de detalles en fibra de carbono. Afortunadamente no es así en este caso; al contrario, Sin renunciar a esta agilidad, el X-Max ofrece también un amplio espacio bajo el asiento y buena habitabilidad para el eventual pasajero. Respecto a lo primero -el baúl bajo el asiento- decir que admite sin problemas dos cascos integrales incluso de buen tamaño. Además, se ve complementado por una enorme guantera en el retroescudo con lo que la capacidad de carga es digna de un scooter más GT que Sport. La habitabilidad también es muy buena, asumiendo -eso sí- que el espacio destinado a los pies es relativamente pequeño. Quizás sea este el defecto más grave que podemos encontrarle a un modelo que tiene muy, muy pocos; que encajona un poco al conductor.
La protección aerodinámica, en cualquier caso, es buena y repitamos una vez más tanto que la postura de conducción es muy erguida como que el X-Max es un scooter alto, así que aquellas personas de poca estatura para las que llegar holgadamente al suelo es un requisito indispensable a la hora de plantearse la compra de un scooter conviene que se acerquen antes a un concesionario y se suban a uno, a ver qué tal se sienten...

En conclusión...

Conducir el X-Max significa entender de inmediato porqué es ya un referente; ágil, estable, práctico, cómodo y con personalidad. El X Max tiene una imagen propia y solamente se parece a él mismo. Además su nivel de acabados es excelente, lo cual es -en cierto modo- lógico ya que de ninguna manera está englobado como scooter de gama económica. Más bien al contrario; es producto "premium". El motor es brioso, los frenos excelentes -está disponibe en la siempre interesante opción con ABS- y la capacidad de carga y ergonomía resultan también óptimas para un producto relativamente compacto. Decía antes que cuesta encontrarle defectos; para algunos -al margen de la estrechez de plataforma y la altura del asiento- la relativa indefinición puede serlo: no es un GT al uso... pero tampoco un sport si nos atenemos al carácter de su propulsor. 
Para mí, desde luego, eso no es un defecto. De esta manera consigue ser cómodo y espacioso como un GT, divertido como un Sport... y único como un X-Max.
Lo dicho: un ciudadano sport.

La alternativa

Prueba Suzuki Burgman 125 ABS

Tras los cambios estéticos celebrados por la versión 2014, la Burgman 125 recibe un ABS optativo que lo hace todavía mas funcional... y seguro.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"