Yamaha XV 950 Bolt. Prueba: “Bajo Bolt…aje” 2013


Vota

0 0

Esta moto, como indica el mal juego de palabras del titular -“Bajo Bolt… aje”-, es de “baja tensión”: a sus mandos te sentirás “cool”, tranquilamente despierto, y a tus anchas. La Bolt reforzará tu personalidad “vintage” porque es una moto básica, natural, espontánea y lejana al excesivo emperifollamiento. No sé si quiere seguir una moda determinada, o copiar un modelo concreto… pero me da igual: ¡me gusta!

Es, pues, una moto intemporal y con un funcionamiento agradable. Y, a sus mandos, independientemente de si se parece o no a alguna otra moto, esta Yamaha es ella misma. Ante todo, recuerda la cita: “Una harley no se compara. Y si la comparas es que no quieres una harley…"

Así que ¿quién querrá una Yamaha Bolt? Nadie que busque una Sportster y, esta vez, omitiré lo fácil, corromper este texto indicando que “esta es una copia de tal, y pascual es mejor”, e iré al grano. ¿Vale la pena esta Bolt? ¿Te convencerá una vez la contemples aparcada tras darte una vuelta con ella?

Seguro, pero por 8.699 € es una moto bella, fácil de llevar y a un precio que no es malo. ¿Sirve sólo para los USA? En absoluto, yo nací en el Mediterráneo, y para moverme “entre Algeciras y Estambul” me parece una buena idea.

Antes que nada: hay que decir que la Yamaha Bolt es una moto monoplaza, de modo que para llevar pasajero deberás montar el asiento y los estribos ofrecidos como accesorio original… Y empecemos su análisis, pues, asumiendo las directrices procedentes de América: el diseño de esta Bolt nace de la existente XVS 950 Midnight Star y de su motor bicilíndrico en V a 60º de aire, 4 válvulas por cilindro y un solo árbol de levas, que cubica 942 cc a través de unas medidas de 85 x 83 mm, y que cuenta con camisas con tratamiento cerámico y pistones forjados.

La nueva Bolt ha recibido retoques en la inyección Mikuni, con un inyector por cilindro y mapping en 3D, en el filtro del aire y el escape. El funcionamiento de la transmisión ha sido endulzado gracias a un nuevo amortiguador en el embrague, y no falta algo ya clásico en las custom modernas: la correa dentada de la transmisión. 

El chasis doble cuna tubular de acero de la XV 950 es también totalmente nuevo, un doble cuna con una batalla apenas exagerada de 1.570 mm declarados, y que acoge al motor como elemento portante. Por suerte, para no filtrar demasiado las vibraciones y darle un poco de carácter, el V2 está anclado rígidamente sin silentblocks. La pipa de dirección está bastante elevada, y la horquilla es una “KaYaBa” de 41 mm, regulable. Delante, como en las genuinas motos americanas de dirt-track, monta una llanta, de palos, 19 pulgadas, mientras que la trasera es de 16”.

Sus dos versiones, muy parecidas, tienen una estética clásicamente moderna, retro-nueva… o veteranamente jóven. Desde un punto de vista comercial, esta moto ha sido creada, sin duda, para luchar contra las Harley-Davidson en el mercado americano. De hecho, para “ocultar su origen oriental”, allí se llama Star Bolt, y no hay mención externa de su marca. 

Para Europa, sin embargo, luce los logos Yamaha y añade las conocidas siglas XV para una moto que ofrece dos versiones, la XV950 y la XV950 R. Por supuesto, para conseguir una estética “bobber” apropiada, la suspensión trasera es por doble amortiguador de corto recorrido. La versión “R”, que incorpora otros logos y detalles estéticos diferenciadores como cúpula, asiento monoplaza o fuelles de goma en la horquilla, equipa dos amortiguadores anodizados en oro y con una dureza algo distinta. Añadamos que, a la básica, se puede añadir como opción el ABS mientras que en la “R” el antibloqueo viene de serie.

Lo quieras o no, deberás estar completamente de acuerdo: tanto a nivel de parte ciclo como de motor, la XV950 Bolt se espeja a una Harley-Davidson Sportster Iron. Tienen el mismo estilo general, también el tanque de combustible de 12,1 litros es tipo gota y hasta un asiento monoposto simlar. Pero aún así tiene talante. Y temperamento.

Es curiosa en la Bolt su instrumentación digital alojada en un reloj tradicional. El piloto trasero, por LED, es igualmente circular. 

La posición de conducción es tremendamente instintiva. Aunque el asiento se sitúa a sólo 691 mm del suelo, la posición se asemejaría a una moto media tipo naked pero con el trasero caído. A ello coloboran, como decía, los cortos amortiguadores traseros, con únicamente 71 mm de recorrido.

Sin embargo, los estribos rozan excesivamente pronto al enfrentarla a cualquier curva, lo que la invalida irremediablemente como moto deportiva y hace que su piloto se plantee su conducción como meramente dinámica, sin ninguna otra exageración… Este especie de “preservativos” que andan colocados a ambos lados y bajo los pies, de alguna manera, impiden también que pueda establecerse cualquier otra crítica sobre el comportamiento de esta moto a nivel dinámico: al ritmo que obligan a rodar los estribos, ya nadie pondrá en duda la potencia de frenada, o el agarre de los neumáticos: no hay mal que por bien no venga…

La moto es estupenda en cuanto a su respuesta en bajos y responde con elegancia y viveza al acelerador, pero no amedrenta a los incautos con una pegada exagerada o contundente. Su conducción me ha parecido siempre muy relajada y dinámica. Podrás cambiar los escapes por unos estilo “screamin’ eagle”, (en este caso, si quieres que tu Bolt tenga un ruido más –ejem- varonil, puedes añadir como opción un silencioso Akrapovic...), pero el sonido que sale de su silencioso único de serie es profundo y suficientemente atractivo como para no incordiar a los suegros en cuanto pases a recoger a tu pareja. Además del silenciador, el catálogo de opciones incluye llantas de radios, cúpula, latiguillos metálicos…

Por otro lado, el embrague es dulce, el cambio de 5 marchas se acciona suavemente, y la transmisión filtra las reducciones abruptas causadas por su elevada retención motor. Pero como decía, lo digo sin perjuicio de que una moto como la Bolt debe vibrar un mínimo, así que no debe extrañar que el motor transmita ciertos estremecimientos al conductor. Lo hace sin intermediarios, en directo, aunque jamás resultan una verdadera molestia.

La moto no es una pluma, pero desde el principio, sin tiempo de adaptación alguno, y a pesar de sus 245 kilos con el tanque lleno, la moto te permite una actividad ligera. En ciudad, te lo aseguro, esta Yamaha dará mucha tranquilidad y sosiego a tus quehaceres. Al salir de ellos, y entrar a carretera, sus 950 cc dan algo más que un medio de transporte, puesto que tiene potencia suficiente, unos 54 CV declarados a 6.000 rpm. A este régimen, a medio camino entre sosegado y alegre, el motor de la Bolt te dará sin ninguna pereza lo que le pedirás gracias a su carácter musculoso pero bonachón.

Lo cierto es que, una vez apretándole las clavijas por las carreteras que rodean Barcelona, la estabilidad de la Bolt me gustó. Es muy intuitiva en la entrada de las curvas, y pese a que roza pronto de estribos, como he dicho, puedes divertirte mesuradamente con ella. Está claro que esta moto es una custom. También que su carácter es urbano. Y que jamás apreciará los largos trayectos ni las salidas dominicales si son “contra las R”. No obstante, ello no significa que corra, no frene o se no tenga lo bastante para resultar insípida. En carretera abierta, la Bolt es una moto voluntariamente limitada, que no quiere grandes algaradas y que, al carecer de protección, hará sufrir al conductir a partir de sobrepasar las velocidades legales…  

Debido a su único disco, de 298 mm, y su pinza de 2 pistones paralelos, su frenada podría ser claramente más potente. Pero tiene buen tacto. Su mordiente resulta el esperado en una custom al uso, que siempre carga mayor peso en el tren trasero y ofrece una buena retención al cortar gas o bajar una marcha. Detrás monta otro disco de la misma medida. Ambos son de perfil lobulado.

En suma. ¿Qué más da que la Yamaha Bolt sea o no una moto “de marca original”… si la moto es buena?

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

1. Motor bicilíndrico en V a 60º de 942 cc, 85 x 83 mm

2. Potencia: 54 CV a 6.000 rpm

3. Cambio de 5 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis doble cuna tubular de acero

6. Suspensión delantera por horquilla convencional regulable

7. Suspensión trasera por doble amortiguador laterales regulables en precarga

8. Basculante posterior doble brazo de acero

9. Instrumentación en diplay digital

10. Alimentación por inyección, refrigeración por aire

11. Tanque de combustible de 12,1 litros

12. Ruedas de 100/90 197” y 150/80 16”

13. Peso con gasolina 245 kilos

14. Disco delantero de 298 mm, pinza 2 pistones paralelo, y trasero de 298 mm, pinza 2 pistones opuestos.

 
Da tu opinión

Comentarios (5)

  • Tatuneguer
    Tatuneguer 13-11-2013

    La verdad, me parece horrible. Es mas: parece un rejuntado de todas cosas que les sobraba en el depósito.
    Chau

  • afiugud
    afiugud 13-11-2013

    Bueno, a mi no me parece fea, igual es un poco "quiero y no puedo", pero al final mandan las prestaciones, si quieres una HD, no mires otra cosa, si buscas moto sin prejuicios, esta no me parece mala elección, eso sí, no esperes que sea "la moto", al final se te quedará pequeña si decides rutear asiduamente. Creo que la potencia es buena teniendo en cuenta el peso de la moto (si no eres muy grandote, claro), para un peso de piloto 65-75 kg podría ser una moto interesante. A 120km/h irá como un tiro, perderá agarre y estabilidad en curvas si la coges forzado (seguro) pero vamos, en una subida pronunciada, yo creo que la puedes poner a 160 Km/h sin problemas. En mojado tampoco se ve que sea su fuerte, pero si vas a velocidades legales no debería ser un problema. De lo peor que le veo es que en viaje más largo debe ser un infierno si no le pones una cúpula, pero para dominguear y moverte por ciudad me parece un acierto (no debe consumir mucho tampoco, supongo).

  • Miguel
    Miguel 14-11-2013

    No lo entiendo, de veras que no lo entiendo. Los yamahos y el resto de japos fabrican unas motos excelentes, a años luz de las jarlys, unos cascajos que deberían prohibirse para andar por las vías públicas.

    No, los japos no deberían intentar copiar las malas cosas que se hacen en usalandia, sino encontrar su propia via también en el custom. Triumph lo está consiguiendo. Incluso Ducati. Algunos coreanos parece que empiezan a ver el camino.

    Pero los japos no, ellos erre que erre a copiar lo peor. Lástima, seguro que la Bolt es una gran moto... con una estética equivocada.

  • MarT
    MarT 16-11-2013

    La moto me gusta , tiene la estética de moda custom-bobber y seguro que la moto es de calidad como Yamaha que es, es un segmento de moto con mucho tirón en estos tiempos de control de velocidad.
    Al que le gusten las motos, lógicamente le tienen que gustar las Harley o las BMW, Triumph, etc, etc, pues tienen el espíritu más de moto que muchos molinillos de plástico, que se deberían de usar para tandas en los circuitos (que también molan).
    También tenemos coches y no pensamos en un F1 para ir por la calle.
    Vs sus

  • josemite
    josemite 27-01-2018

    A mi me parece una moto válida. A quien le guste correr se comprará una "R", y a quien le gusten las clásicas buscará algo nostálgico, y no digamos de quien busque una trail. Para gustos los colores.
    He hecho muchos kilómetros sobre una Monster 600, que no es una moto potente, a divertirme por curvas de montaña, y también viajes de varios días con mochila y tienda de campaña. No es una moto para viajar? Yo disfruté muchísimo.
    También tuve una "R" y gocé con sus prestaciones y piques con los amigos.
    Una vez ví en una revista una prueba de "NAKED" y comentaban en contra "AUSENCIA DE CARENADO". Me partía de risa.
    Estoy cansado de críticas, cada cual elige la moto que le gusta. Lo importante es disfrutar de las sensaciones que nos da nuestra moto.
    Un saludo a todos, y a disfrutar!!

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"