Yamaha XVS 1300 A Midnight Star: Aparentemente clásica 2007

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

En una categoría en la que las evoluciones tecnológicas no tienen demasiada buena acogida, Yamaha apuesta por modernizarla, respetando ese toque de clasicismo necesario en el mundo del custom.

Yamaha XVS 1300 A Midnight Star: Digna en cualquier parte

El custom es una categoría en la que parece que los años no hayan pasado, las estéticas retro y motores clásicos sin grandes avances tecnológicos son los requisitos que, al parecer, buscan sus admiradores. Pero esto ya ha empezado a cambiar; las marcas japonesas e incluso la factory (Harley-Davidson) han empezado a adoptar soluciones electrónicas y mecánicas del siglo XXI. Nadie se resiste a la tecnología.

Líquido elemento

Yamaha XVS 1300 A Midnight Star: Aparentemente clásica

El propulsor de esta nueva XVS 1300A es de nueva factura y, aunque parece un motor de custom clásico, nos engaña con su apariencia y sus cromados. Es la primera custom de la marca de los diapasones en montar un propulsor con refrigeración líquida. Como no podía ser de otra forma, es un Twin, con sus dos grandes cilindros formando un ángulo de 60° y con una distribución SOHC
de simple árbol de levas en culata y cuatro válvulas por cilindro, ocho en total. La alimentación es vía inyección electrónica de última generación y cuenta con inyectores de doce orificios que permiten una dosificación perfecta. Toda esta modernidad contrasta con un calado de la distribución desfasada a propósito para que las sensaciones puras de custom se mantengan intactas. ¡Estos japoneses no dejarán nunca de sorprendernos!

El propulsor rebosa par motor desde las primeras vueltas, da igual que vayas en segunda o en tercera o incluso más, siempre tendrás potencia; solamente tendrás que girar suavemente el puño del gas y escuchar el ronroneo del motor ganando vueltas.

El cambio es de cinco velocidades y han de ser accionadas de manera contundente como en una cruiser clásica, aunque engranan sin problema alguno; sonoramente, eso sí. También podremos escoger si accionamos la palanca con la punta de la bota o si lo hacemos con el tacón; la palanca doble de punta-tacón nos permitirá escoger.

Iron custom

Yamaha XVS 1300 A Midnight Star: Enormes ruedas

Esta moto es una auténtica macho bike, con su distancia entre ejes de 1.690 mm y sus grandes ruedas de 16 pulgadas con medidas del neumático 130/90 y 170/70. Estas grandes gomas permiten unos movimientos bastante ágiles para tratarse de una enorme custom de 280 kg, pero lo mejor es el aplomo con que negocia las curvas de radio abierto. El chasis es tubular doble cuna en acero y al montar el propulsor bastante bajo, centrando las masas, ayuda a sentir una moto muy manejable, sin olvidar las limitaciones evidentes de una megacustom.

Parte de este buen comportamiento se debe también a la parte trasera; el basculante también está fabricado en acero y además emplea un sistema de amortiguación trasero fuera de lo común en la categoría. De la suspensión trasera se encarga un monoamortiguador regulable en precarga, que ofrece unas sensaciones aceptables. La horquilla cuenta con barras de 41 mm, pero parece mucho más ancha, ya que las botellas van recubiertas por un embellecedor acabado en mate. Su tarado es un tanto blando, pero el control del tren delantero se realiza sin problemas gracias a un ancho manillar -que obliga a llevar los brazos muy abiertos-. Para nuestro gusto es un tanto exagerado, pero la posición no agota como en otras cruiser.

La esencia

Yamaha XVS 1300 A Midnight Star: Aparentemente clásica

Lo que no podremos negar es la impecable estética de la que disfruta esta estrella de medianoche; sus líneas redondeadas con grandes ruedas y mayores guardabarros envolventes nos recuerdan el estilo puro de las preparaciones Low & Long. Su gran foco con forma algo ovalada tiene personalidad y está bien acabado; la verdad es que toda la moto está perfectamente acabada con componentes de calidad. Resalta el sistema de transmisión final, por correa dentada, en la que tanto la corona como sus protectores están fabricados en aluminio, con un diseño muy cuidado. Con él, aparte de la estética, disfrutaremos de un sistema limpio y silencioso. Otros detalles como el filtro de aire, la tapa de embrague o los diversos embellecedores están cromados a espejo y conjuntan con el imponente escape. El único gran silencioso que asoma por el lado derecho emite un sonido grave y bastante conseguido.

En cuanto a la instrumentación, se ha situado justo encima del manillar; una gran consola analógica nos informa de la velocidad. Justo en medio de este velocímetro encontramos la ya imprescindible pantalla digital con sus dos trip, total de kilometraje y reloj horario. Muy interesante es un tercer trip que se conecta automáticamente al entrar la reserva, indicándonos los kilómetros recorridos desde ese momento –una característica habitual de los modelos Yamaha. Los asientos están generosamente mullidos, lo que se agradece enormemente; el del acompañante es realmente amplio y cómodo, y además ofrece un fantástico apoyo lumbar al piloto. Customeros, el futuro ha llegado.


Eduard Fernández
Fotos: Santi Díaz

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"