Yamaha XVS 1700 Road Star: Tradición Custom

Publicado el 07/07/2010


Vota

0 0

Unas semanas antes de la presentaciónlde la Road Star 2004, Yamaha invitó alun selecto grupo de periodistas a Morro Bay, California, para conocer la nueva moto y probarla por carretera.

Yamaha XVS 1700 Road Star: Tradición Custom

Antes de ponernos en marcha, hagamos un poco de historia y pensemos en lo que ha hecho Yamaha en el mercado de las customs y algunas de las razones por las que la Road Star ha acabado siendo lo que es: una máquina de tecnología simple, refrigerada por aire y con transmisión por correa dentada.

En los noventa, Yamaha presentó una máquina con refrigeración líquida, motor V4 a 90 grados, llamada Royal Star. Era (es) una montura muy bonita porque tanto el estilo como los acabados eran impecables, pero fue un fracaso de ventas en los USA. Puede que en Yamaha aprendiesen una dura lección con la Royal Star. Esta lección sería que muchos clientes custom quieren un estilo tradicional con tecnología tradicional.

Incremento de cubicaje

Yamaha XVS 1700 Road Star: Tradición Custom

La Road Star es ahora un caso único, ya que los demás fabricantes japoneses emplean motores de refrigeración líquida en sus customs de gran cubicaje, mientras que Yamaha sigue con la tecnología tradicional que empleó en la Road Star original. De hecho, Yamaha nos habló de la "tecnología de la simplicidad" en la presentación y mostró estadísticas demostrando que los clientes de las Road Star preferían "tecnología simple y probada".

Los ingenieros siempre están deseando desarrollar y utilizar la última tecnología en sus motos de calle, pero parece que en la Road Star, Yamaha ha hecho lo correcto. Por eso, la Yamaha Road Star de 2004 utiliza la misma tecnología básica que la original. Los pistones tienen ahora 2 mm más, con lo que el cubicaje sube a 1.670 c.c.; la única concesión a la modernidad es la utilización de culatas de cuatro válvulas. Yamaha quería las menores revoluciones posibles a velocidad de crucero, por lo que no puede sorprender que la Road Star tenga un desarrollo largo y pida subir pronto de marchas.

Va muy fina, con menos vibraciones gracias al buen trabajo que se ha efectuado en su propulsor, pero engañosamente rápida, especialmente para ser una moto con refrigeración por aire. Aunque la versión de 2004 pide cambiar pronto de marchas, sube más de vueltas que la del año anterior, por lo que, junto al incremento de cilindrada, y según Yamaha, ha aumentado un 8 % el par motor y un 15 % la potencia.

Pude comparar una moto con la otra y me parece una afirmación razonable. Básicamente, Yamaha ofrece a sus clientes un motor de gran cilindrada al que no importará llevar pasajero ni equipaje y para el que las colinas no serán obstáculo. Como esto se hace sin sacrificar la facilidad de conducción ni el mantenimiento, es una gran cosa.

Estética y práctica

Yamaha XVS 1700 Road Star: Tradición Custom


Por descontado, la estética es una gran parte del conjunto custom. En esto también Yamaha ha hecho algunas modificaciones menores, sin apartarse en exceso del concepto original. Alguna de estas variaciones tiene un efecto práctico en la moto. Las nuevas ruedas de fundición de aluminio (antes de radios) son significativamente más ligeras que las del año pasado. En la rueda delantera se ahorran más de dos kilos, mientras que en la trasera el ahorro es de un kilo y medio. Estas ruedas permiten el montaje de neumáticos sin cámara de 150/80/16 delante y 130/90/16 detrás. Incluso la transmisión por correa se ha modificado para mejorar su apariencia, como se ve en la nueva polea trasera, y se ha aprovechado para reducir el peso.

El motor ahora está acabado en negro para que tenga un aspecto más tradicional. Hay otros cambios de diseño que no tienen una función práctica, como el piloto trasero transparente, con leds, las lentes de los intermitentes, los nuevos anclajes del manillar y el fondo de los instrumentos.

Volviendo a los elementos que tienen influencia en el comportamiento, Yamaha entregará la Road Star, versión 2004, con dos discos delanteros de 298 mm, y pinzas Monoblock de cuatro pistones, manetas cinco milímetros más anchas, contrapesos mayores en los extremos del manillar y otros cambios que han de mejorar la ergonomía y el confort. Los asientos del conductor y del pasajero son de nuevo diseño. El antiguo tenía tendencia a clavarte en una única posición, mientras que el nuevo permite un poco más de libertad de movimientos, lo que disminuye el cansancio cuando se hacen muchos kilómetros.

Mientras hay muchas customs en las que el asiento del pasajero se tiene poco en cuenta, Yamaha ha rediseñado el de la Road Star para conseguir un poco más de comodidad. Motor fino fino... Las plataformas en las que se apoyan los pies ahora están montadas sobre silentblocks y transmiten menos vibraciones que en el diseño de 2003. Como ya hemos hablado del incremento de cubicaje, no insistiremos en los cambios del propulsor; baste saber que Yamaha ha hecho muchos cambios buscando incrementar la fiabilidad y las prestaciones, porque el aumento en par motor y caballos no es atribuible, solamente, al mayor cubicaje.

Se han cambiado elementos como la culata, los balancines, los perfiles de las levas de admisión y escape e, incluso, las aletas de refrigeración. Incluso los silenciadores son de mayor diámetro, para mejorar el flujo de gases y las prestaciones, sin que aumente el ruido. Pudimos comparar la Road Star de serie con la Road Star Silverado, que tiene un equipamiento superior y una pantalla y alforjas, además de probar, como ya se ha dicho, la Road Star de 2003.

Centrándonos en los cambios más destacados entre los modelos de 2003 y 2004, los frenos son lo que más destaca. Más que el aumento de potencia del motor, sorprende la mejora en el frenado, infinitamente mejor que el modelo anterior. Aunque en los últimos cuatro o cinco años casi la totalidad de los fabricantes de motos customs han reconocido la necesidad de un sistema potente, con dos discos, la Road Star debe de ser de las mejores en este apartado. Tanto la potencia como el tacto de la versión de 2004 son excelentes. Los esfuerzos para reducir la vibración también parecen haber sido todo un éxito gracias a los cambios del motor y a las mayores masas del manillar y al montaje elástico de las plataformas.

Yamaha no pretende aislar completamente al conductor de los impulsos del gran bicilíndrico de 1.670 c.c., sino que éstos se transmiten ahora de manera más amortiguada y placentera. Al centrarse en refinar un modelo ya existente, en vez de empezar desde cero, a Yamaha le ha salido una máquina carente de aristas. La suspensión es cómoda y funciona bien, aunque se puede hacer tope en baches pronunciados. La transmisión funciona bien para ser una bicilíndrica en V de gran cubicaje, y el motor tira, sin dudas, desde el ralentí, muy fino.

Confort total

Yamaha XVS 1700 Road Star: Tradición Custom


La posición de conducción es buena, no tan estirada como en algunas de las nuevas customs, en busca de la máquina más baja y larga posible. Las plataformas resultaron muy espaciosas para mis botas del 45. Una de las cosas que más me impresionaron de la nueva Road Star fue su horquilla; hubo momentos en los que buscaba el peor pavimento que podía encontrar y la horquilla absorbía los baches de manera imperceptible. Fue una sorprendente experiencia, que da fe del buen funcionamiento de la horquilla, en conjunción con el gran neumático, de perfil relativamente alto.

En cualquier momento, la horquilla proporciona exactamente el tipo de amortiguación que quisieras en una custom tradicional. Aunque nuestro grupo de periodistas rodó a un ritmo tranquilo durante la mayor parte del día, en una zona de curvas rascamos un poco las plataformas, en beneficio de los fotógrafos. Aquí la Road Star siempre se comportó finamente y bajo control. No es una moto deportiva (hay customs mucho más sport) ni pretende serlo, pero se aguanta bien y de manera predecible, como esperas de una custom como ésta.

A la venta en USA

Yamaha XVS 1700 Road Star: Tradición Custom


No hay duda de que Yamaha ha conseguido mejorar su nueva RS 1700 y que gustará a quienes ya forman parte de la familia Road Star, además de atraer a motoristas custom que buscan tradición tecnológica y estilo. De momento ya está a la venta en USA desde el pasado mes de junio, como modelo 2004, en sus tres versiones, Road Star standard, Midnight y Silverado, que sólo difieren en detalles de equipamiento accesorio (asientos claveteados, alforjas, pantalla, decoración,...), mientras que losa fans europeos del custom de Yamaha no la verás hasta comienzos del próximo año. Eso si, bajo la denominación Wild Star.


Dirck Edge
Fotos: Frank Hoppen & Yamaha

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"