Zontes V-310 (prueba): Custom de “Generación Z”


Vota

0 0

La V-310 representa un custom modernizado, para jóvenes motoristas que valoran la tecnología, un diseño fresco y las facilidades de un precio competitivo.

Zontes ya tiene su póker de A2. La marca del gigante chino Tayo Motorcycle Technology, que aterrizaba en nuestro país a mediados de 2018 de la mano del importador valenciano Motorien, ha completado en poco más de año y medio una gama de cuatro modelos destinados quirúrgicamente al segmento de iniciación, enfocados a usuarios que dispongan de esta licencia que limita, por un mínimo de dos años, la conducción de motos hasta una potencia máxima de 35 kW. El año pasado pudimos probar las dos primeras Zontes en llegar al mercado español, la naked R-310 y la sport-touring X-310; este mes de febrero nos subíamos a la versión trail, la T-310; y hace pocos días hicimos lo mismo con la cuarta integrante, la variante custom V-310, un modelo que cierra el círculo de la firma asiática en esta cilindrada.

Por las venas de este cuarteto corre la misma sangre pues todas ellas comparten base mecánica, gran parte de su equipamiento, chasis y componentes, y sobre todo una misma filosofía: ofrecer una relación calidad/precio tan elevada como infrecuente entre motocicletas por debajo de los 5.000 euros. Para ser sinceros, la capacidad de sorpresa en este sentido que nos genera cada nueva Zontes que pasa por nuestras manos va decayendo, es decir, que nos vamos acostumbrando a ver en estas económicas motos un equipamiento propio de modelos de alta gama.

Cuando llegamos al Ace Café Barcelona el pasado 3 de octubre para asistir a la presentación nacional organizada por Zontes España y nos acercamos por primera vez a la V-310 fijándonos en sus detalles, lo primero que pensamos es que la unidad de pruebas que nos había tocado estaba provista de accesorios opcionales que encarecerían el precio base de 4.695 €. Estábamos equivocados...

La democratización de la tecnología

El cuadro de instrumentos con pantalla TFT LCD a color, personalizable y de completísima información, la apertura automática del asiento y del tapón del combustible, los modos de conducción Eco y Sport (todo ello controlable desde las piñas del manillar), los protectores anti-caídas en los laterales del bastidor, piñas retro-iluminadas o el pequeño respaldo lumbar para el pasajero, vienen equipados de serie.

También la llave keyless o de proximidad que nos permite encender la moto sin sacarla del bolsillo, además de funciones bloqueo/antibloqueo. Tampoco le falta la tecnología led en toda la iluminación, provista por Osram, una toma de corriente USB para cargar dispositivos móviles, así como unas levas y estriberas regulables. La lista de gadgets equipados de fábrica, como podéis ver, es realmente extensa.

La casa china ha democratizado una vez más la tecnología a servicio del motorista y, a bordo de la nueva V-310, el usuario podrá experimentar un confort y unas funcionalidades de perfil premium hasta ahora reservadas a motos mucho más costosas. Por supuesto, para no llevar a nadie a engaño, todo bajo un nivel constructivo 'low cost', con una calidad de acabados y materiales que, si bien son bastante correctos, reflejan obviamente la contención de gastos de su fabricación.

Custom fusión

El diseño de la nueva V-310 es otro de los argumentos clave con los que Zontes quiere seducir en la cantera de moteros, pues esta custom no recurre a los clásicos patrones del segmento donde tradicionalmente ha imperado el fleco y los cromados, sino que se desmarca proponiéndose como una moderna máquina que exhibe un look agresivo y musculoso. De frente, tiene pintas de naked deportiva o muscle-bike, con su faro anguloso y su voluminoso conjunto de fibras que protegen el radiador, el depósito esculpido, los trazos afilados de sus paneles centrales y sus masas desplazadas hacia delante.

Destacan detalles como la quilla de serie, la minimalista salida del escape, las llantas de aluminio de cinco palos dobles, el basculante de aluminio con refuerzos a la vista, las estriberas del pasajero escamoteables e integradas en la carrocería o el porta-matrículas flotante.

Llama también especialmente la atención esa recortada zaga de inspiración boloñesa, que integra con elegancia los grupos ópticos. Todos estos sofisticados elementos demuestran el esmero con el que la casa asiática ha configurado una moto que, sin duda, impacta a simple vista. Los plásticos están disponibles en dos colores, rojo o negro.

A bordo

Pero si el envoltorio parece más propio de una naked sport, es cuando nos ponemos a sus mandos que notamos su personalidad custom. El asiento está realmente bajo, a tan sólo 720 mm, un factor que permitirá a conductores y conductoras de todas las tallas aspirar a gobernarla sin miedos. Con los pies fácilmente apoyados en el suelo, la V-310 se maniobra con suma facilidad en parado y también cuando, por ejemplo, circulamos a baja velocidad en espacios urbanos. A pesar de sus 'aires' de moto grande, se trata de una montura compacta, estrecha y ligera (175 kg en orden de marcha), cualidades que la convierten además en un vehículo ideal para el día a día en la ciudad.

A bordo, adoptamos una postura de conducción tipo 'custom light', con los pies ligeramente adelantados, la espalda erguida y los brazos relajados sobre el ancho y alto manillar, pero nada en exceso. Las dimensiones del asiento son contenidas y el mullido es algo escaso, algo que penaliza el confort en las travesías más largas. Hay un pequeño espacio para el pasajero, el justo para desplazamientos de corta distancia.

Motor

La V-310 se impulsa con el mismo motor que el resto de sus 'hermanas', es decir, un propulsor monocilíndrico de cuatro tiempos y 312 cc con culata DOHC de 4 válvulas, refrigeración líquida e inyección Delphi. Está construido principalmente en aleaciones de aluminio.

Dispone de 35 CV a 9.500 rpm, una cifra que se queda lejos del techo de la categoría A2, es decir, los 47 CV permitidos que rondan sus principales rivales como la Honda Rebel 500 o la Benelli 502 Cruiser. Sin embargo, la Zontes tiene a su favor su contenido peso, 15 y 42 kg menos que aquellas, respectivamente. El resultado de esta combinación peso/potencia es bastante satisfactorio, pensando sobre todo en motoristas con poca experiencia, que dispondrán a su servicio de unas prestaciones más que suficientes no sólo para enfrentarse al trasiego diario o trayectos de extrarradio, sino también para disfrutar en una revirada carretera.

Y es que esta mecánica, sin llegar a tener unas prestaciones que impresionen, a vuelto a demostrarnos una vez más que empuja con solvencia y genera unas aceleraciones vivas, aunque para ello tengamos que estar dispuestos a usar a conciencia el suave y preciso cambio de 6 marchas: las relaciones entran y salen sin problemas, y el punto neutro es fácil de encontrar. Queda algo penalizada en recuperaciones, así que si buscamos diversión habrá que mantenerla entre las 6.000 y las 8.000 vueltas, por debajo de eso su rendimiento decae.

El funcionamiento en líneas generales es suave, en bajas y medias vueltas casi no vibra, y esto permite circular con un buen dinamismo. Su velocidad máxima alcanza sin muchos esfuerzos los 150 km/h. Contamos, como decíamos, con un par de modos de conducción, el Sport y el Eco, poco diferenciables en lo que a entrega de potencia se refiere, aunque se anuncia que en el segundo se reduce el consumo de combustible, cuya cifra media es de unos 3,5 litros a los 100 km. Su tanque de gasolina es de 14 litros, para una autonomía superior a los 300 km.

Un buen detalle es el uso de embrague anti-rebote, que Zontes ha empezado a equipar en sus modelos de nueva hornada. Es la única en su categoría en incorporarlo, y evita el bloqueo de la rueda trasera en reducciones fuertes de marchas, añadiendo seguridad en la conducción.

Parte ciclo

La nueva V-310 está provista de un chasis multitubular de acero (como en sus hermanas, conduce el aceite a través de sus tubos ayudando a la refrigeración del aceite de motor), con basculante de aluminio, apoyado en unas suspensiones con horquilla invertida delante de 145 mm de recorrido y doble amortiguador de 67 mm de recorrido detrás regulable en precarga. En tren anterior genera suficiente estabilidad y no tienden a hundirse en exceso, aunque tampoco destaca por su sensibilidad, pero en general saca buena nota y ofrece un correcto aplomo; el trasero no aprueba, es notoriamente duro y merma el confort del usuario, sobre todo si circulamos sobre asfalto bacheado.

Monta unas llantas de aluminio de 17 pulgadas y los neumáticos tubeless firmados por CST tienen unas medidas de 110/70 delante y 180/55 detrás, capaces de generar en carretera buen aplomo y una pisada rotunda.

El sistema de frenos, apoyado por el ABS Bosch 9.1M, usa delante un disco de 300 mm con pinza de dos pistones, y detrás otro disco de 240 mm, con pinza de simple pistón. Frena bien, aunque en ocasiones hay que usar con bastante energía la maneta derecha para encontrar la potencia deseada de frenada, principalmente cuando disfrutamos de una conducción más alegre.

A pesar de su configuración teórica de moto custom, marcada por unas geometrías lanzadas y una generosa distancia entre ejes de casi 1.500 mm, en la práctica la V-310 es mucho más ágil y manejable de lo que esperábamos. Sus cambios de dirección son rápidos y su paso por curva bastante neutro. Olvídate del clásico pilotaje de moto custom, que requiere abrir mucho la trazada para evitar el subviraje, pues en la Zontes hemos disfrutado de una conducción fluida que nos permitió encontrarnos a gusto en tramos de curvas de toda índole.

Conclusión

La nueva V-310 es una polivalente y moderna custom, donde el equipamiento, la tecnología y el diseño se convierten en los principales reclamos de una moto que ofrece mucho más de lo esperado cuando desembolsas 4.695 €. Zontes se está haciendo un hueco cada vez más importante en el segmento A2 configurando motocicletas que se adaptan como anillo al dedo a los usuarios más jóvenes. Además de una estética actual y agresiva, y su lista interminable de soluciones electrónicas, su dinamismo es suficientemente agradable, eficaz y comprometido para enfrentarse tanto a los trayectos cotidianos como a las escapadas de fin de semana.

Principales características Zontes V-310 2019

Motor moncilíndrico de 312 cc, 80.0 x 62 mm

Potencia: 35.4 CV a 9.500 rpm

Cambio de 6 relaciones

Embrague con sistema anti-rebote

Chasis multitubular de acero

Suspensión delantera invertida telescópica

Suspensión trasera con doble amortiguador hidráulico regulable en precarga

Basculante posterior de fundición ligera

Instrumentación por display TFT LCD a todo color

Depósito de 14 litros

Ruedas de 110/70 17' y 180/55 17'

Peso en orden de marcha 175 kg

Altura de asiento 720 mm

Fotos de la Zontes V310

Fotografías por: Zontes Press
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"